Escucha esta nota aquí

El presidente estadounidense Donald Trump aceptó formalmente este jueves la candidatura del Partido Republicano para su reelección advirtiendo sobre el "caos" que supondría la llegada del demócrata Joe Biden a la Casa Blanca el 3 de noviembre. 

 Trump, dijo el jueves que Joe Biden, su rival demócrata en la carrera por la reelección, "será el destructor de la grandeza estadounidense".

"Esta elección decidirá si salvamos el sueño americano, o si permitimos que una agenda socialista demuela nuestro precioso destino", dijo el mandatario al aceptar la candidatura republicana para los comicios del 3 de noviembre.


"Mis conciudadanos, esta noche, con un corazón lleno de gratitud y
optimismo ilimitado, acepto profundamente esta nominación
para la
presidencia de Estados Unidos", dijo Trump.


Pero la segunda nominación del magnate republicano, de 74 años, llega en medio de una crisis sanitaria, económica y social sin precedentes, con unos 180.000 muertos por convid-19, 10,2% de desempleo, y masivas manifestaciones contra el racismo y la brutalidad policial.

Las protestas, salpicadas por actos de violencia, tienen en vilo a Kenosha, una pequeña ciudad en Wisconsin, donde el domingo un policía blanco le disparó por la espalda a un joven negro, Jacob Blake. Y el miércoles, un adolescente blanco, supuestamente partidario de Trump, fue detenido sospechoso de matar a dos personas y herir gravemente a una tercera durante enfrentamientos la noche del martes.

Mientras los demócratas han denunciado "racismo sistémico" en las fuerzas policiales, Trump prometió "restaurar la LEY y el ORDEN".

"Las diez ciudades más peligrosas de los Estados Unidos están TODAS dirigidas por demócratas, ¡y esto ha sido así por DÉCADAS!", tuiteó poco antes de su discurso, sin mencionar hasta ahora lo ocurrido a Blake.


Cientos de manifestantes del movimiento "Black Lives Matter" (Las vidas negras importan) se habían reunido la tarde del jueves frente a la Casa Blanca para expresar su cólera y exigir la salida de Trump.

"Tenemos que sacar a Trump, tenemos que destruir el sistema completo. Necesitamos una revolución", dijo Keherra Wedderburn, de 18 años, al ritmo de tambores y cantos de "Trump/Pence fuera ahora".  

Biden, que tiene el reto de canalizar ese enojo, denunció más temprano lo que considera una explotación cínica de sucesos trágicos por parte del presidente.

"En lugar de buscar calmar las aguas, agrega leña al fuego. La violencia no es un problema para él, es una estrategia política", dijo Biden en una declaración. "Y cuanto más, mejor para él".

Su compañera de fórmula, Kamala Harris, deploró que el presidente no haya cumplido con su deber de proteger a los estadounidenses. 

Aseguró que "siempre defenderá" a los manifestantes pacíficos, pero no a "los que saquean y cometen actos de violencia". También advirtió contra hacer justicia por mano propia, una alusión velada al adolescente arrestado.