Escucha esta nota aquí

La campaña del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, impugnó los conteos en dos estados claves que pueden decidir las elecciones: Wisconsin, donde según los medios ganó su rival Joe Biden, y Michigan, donde los demócratas tienen una magra ventaja. 

El equipo de Trump denunció sin evidencias que ha habido irregularidades en varios” condados en Wisconsin y que en Michigan sus delegados no tuvieron acceso al conteo en numerosos locales.

En desventaja en Wisconsin, donde la cadena CNN y el diario The New York Times, citando a la agencia AP, dan por ganador a Biden, Trump anunció su intención de pedir un recuento, denunciando que hay informaciones de irregularidades” y cuestionando la validez de los resultados”.

Con un 94% de los votos escrutados, Biden aventaja a Trump por cerca de 20.000 votos. El expresidente demócrata Barack Obama ganó Wisconsin por siete puntos en 2012. Cuatro años más tarde Hillary Clinton ni se molestó en hacer campaña allí y perdió por menos de un punto.

En Michigan, la campaña de Trump interpuso una demanda en la justicia para suspender el conteo. Hemos iniciado una demanda en un tribunal de reclamaciones de Michigan para detener el conteo hasta que nos concedan un acceso significativo, indicó en un comunicado la campaña de Trump, sin aportar pruebas de que hayan sido vedados de los locales.

El equipo del mandatario republicano también pidió que sean revisados los votos ya computados mientras su equipo supuestamente no tuvo acceso. La campaña indicó que iba a emprender acciones legales para suspender el conteo cuando quedan por analizar votos de áreas muy favorables a los demócratas incluyendo Detroit, una ciudad donde hay una importante presencia de afroestadounidenses. 

La secretaria de Estado de Michigan, Jocelyn Benson, tuiteó un mapa con la frase: La paciencia es una virtud”. Con Trump y Biden cabeza a cabeza en la contienda, todavía quedan por contabilizar los votos de Arizona, Georgia, Carolina del Norte, Nevada, Michigan, Pensilvania y Wisconsin.