Escucha esta nota aquí

El presidente estadounidense Donald Trump instó ayer a los países musulmanes a luchar con determinación contra "el extremismo islamista", y calificó la lucha contra el terrorismo de batalla entre "el bien y el mal", durante su visita a Riad. En un discurso muy esperado, Trump llamó a aislar a Irán, al que acusó de alimentar "los incendios de los conflictos sectarios y del terrorismo" para gozo de las monarquías suní del Golfo, entre ellas Arabia Saudí, que temen la influencia de su gran rival chiita.   


El mandatario afirmó ser portador de un mensaje de "amistad, esperanza y amor", en unas declaraciones que contrastaron mucho con la retórica de su campaña, en la que llegó a afirmar que el islam odiaba a Estados Unidos. 


Ante los representantes de unos 50 países musulmanes, Trump, cuyo país combate desde 2014 al grupo yihadista Estado Islámico en Siria e Irak, insistió en la necesidad de que los países del Golfo y Oriente Medio desempeñen un papel más activo en la lucha antiterrorista. “Es hora de afrontar la crisis del extremismo islamista", dijo./AFP 

Comentarios