Escucha esta nota aquí

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó el jueves una orden que prohibirá a sus conciudadanos invertir en empresas chinas que pudieran estar apoyando al aparato militar y de seguridad de Pekín.

Esta prohibición, que será efectiva a partir del 11 de enero -nueve días antes de que Trump sea reemplazado en la Casa Blanca por el presidente electo, Joe Biden- muestra las cada vez más tensas relaciones de Estados Unidos con la potencia asiática.

Según el decreto del Ejecutivo, el gobierno chino obliga a las empresas privadas a apoyar sus actividades militares y de seguridad, y a través de los mercados de capital, "explota a los inversores de Estados Unidos para financiar el desarrollo y la modernización de su ejército".

Así, los estadounidenses que tienen acciones y otros intereses financieros en ese tipo de empresas tienen hasta el 11 de noviembre de 2021 para cederlos.

Trump declaró una emergencia nacional diciendo que los inversionistas estadounidenses están ayudando a China "a amenazar directamente el territorio de Estados Unidos y a las fuerzas estadounidenses en el extranjero, con el desarrollo y despliegue de armas de destrucción masiva, armas convencionales avanzadas y acciones cibernéticas maliciosas contra Estados Unidos y sus habitantes".

La prohibición afecta a 31 empresas, incluidas empresas de los sectores de telecomunicaciones, aeroespacial y de construcción, según informes de prensa.