Escucha esta nota aquí

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, vuelve este sábado a dar un discurso público, el primero desde que anunciara hace ocho días que tenía Covid-19, en un intento de relanzar su campaña y recortar la desventaja que le dan las encuestas frente al candidato demócrata, Joe Biden, a tres semanas de las elecciones presidenciales. 

A 25 días de las elecciones del 3 de noviembre, Trump, de 74 años, afirmó que el tratamiento experimental que le administraron "es una cura" para el nuevo coronavirus y anunció dos actos públicos, el sábado en Washington y el lunes en Florida.

En un intento de dar una imagen de fuerza, Trump se negó a participar en el debate programado para la próxima semana después de que los organizadores lo cambiaran a un formato en línea debido al coronavirus.

La comisión encargada de organizar los debates anunció después la cancelación del debate del día 15, por lo que solo queda un cara a cara entre ambos antes de los comicios, el día 22 de octubre. 

La cancelación desató una serie de acusaciones del lado republicano. El director de comunicaciones de la campaña de Trump, Tim Murtaugh, dijo que "no hay ninguna razón médica para detener" el debate del 15 de octubre.

Golpeado por su hospitalización de tres noches la semana pasada, el presidente se encuentra en medio de un frenético intento de recuperar terreno ante Biden, a quien las encuestas dan como vencedor a nivel nacional.  

El viernes no paró de hacer campaña al afirmar, falsamente, que el Covid-19 ya tiene cura. También aseguró que los médicos le habían dicho que estuvo cerca de morir en el peor momento de su tratamiento contra el coronavirus, que ha dejado más de 213.000 muertes en Estados Unidos.

Un alto funcionario de la administración dijo que el discurso del sábado giraría sobre el tema favorito de Trump, la "ley y el orden", lo que tratará de aprovechar para dar una imagen de hombres sano.

El público estará en el jardín sur de la Casa Blanca, mientras que el presidente hablará desde el balcón

Una fuente con conocimiento de la planificación dijo que todos los asistentes deberán usar máscaras y se les tomará la temperatura.

Actitud 'imprudente' 

Trump dará otro paso importante el lunes al realizar sobre el terreno un acto de campaña en un estado crucial. "¡Estaremos el lunes en Sanford, Florida, para un Gran Mitin!", tuiteó el mandatario.

La vuelta a la arena pública llega en medio del mar de dudas que hay sobre el estado de salud de Trump, una cuestión que los funcionarios de la Casa Blanca se niegan a despejar, incluso soslayando preguntas básicas como cuándo contrajo el coronavirus o si ha dado negativo desde el viernes pasado, día que anunció que padece covid-19.

Después de que el mandatario se riera de Biden por quedarse en casa durante la pandemia, ha sido el demócrata quien ha aprovechado la ausencia de Trump esta semana para lanzarse a por los estados más indecisos.

Biden visitó el jueves Arizona y el viernes, Nevada. Trump ganó en ambos estados en 2016, pero las encuestas dan una ligera ventaja al demócrata. 

El exvicepresidente criticó a Trump desde Las Vegas: "Su conducta personal imprudente desde su diagnóstico, el efecto desestabilizador que está teniendo en nuestro gobierno, es inconcebible".

Antes de embarcar en su avión de campaña, dio un consejo a todos los que piensan ir a los actos públicos de Trump: "Buena suerte. No iría a menos que tuviera una mascarilla y hubiera distancia".