Escucha esta nota aquí

El presidente Donald Trump lideraba el martes la carrera por la Casa Blanca en el crucial estado de Florida frente al demócrata Joe Biden, según los resultados preliminares de unas elecciones estadounidenses profundamente polarizadas y marcadas por una histórica crisis sanitaria, económica y social.

"El presidente Trump gana Florida", tuiteó el equipo de campaña del mandatario republicano sobre una foto de Trump con el pulgar hacia arriba, sin que los medios estadounidenses le otorgaran allí el triunfo en una contienda que tiene a Estados Unidos y al mundo en vilo.

Una victoria en Florida, donde Trump ganó hace cuatro años, es considerada obligada para conseguir la reelección, pero las encuestas de opinión mostraban que Biden tenía chances.

Esto mantiene intacta la esperanza de Trump de otros cuatro años en el poder, pero le queda todavía un largo camino por delante: debe ganar la mayoría de los estados que votaron por él en 2016, pero donde aparece rezagado en la intención de voto frente a Biden, favorito en las encuestas a nivel nacional y en la mayoría de los "campos de batalla".

Según estimaciones de los medios, Trump tenía posibilidades de retener Georgia, Carolina del Norte, Ohio y Texas.

A falta de un gran avance en el Sur, Biden debe apostar por una victoria en el Norte industrial. Podía confiar en una sorpresa en Ohio, mientras llegan los resultados de Pensilvania, Michigan y Wisconsin, que se esperan retrasados. 

Como era de esperar, los dos candidatos septuagenarios se aseguraron estados en los que ya contaban ganar: Alabama, Arkansas, Indiana, Kentucky y Tennessee, entre otros, fueron para Trump, mientras Biden se alzó con Illinois, Virginia, Nueva York, Colorado, Delaware y la capital federal Washington.

Con un récord de más de 100 millones de estadounidenses que votaron de manera anticipada debido a la pandemia de covid-19, los resultados finales definitivos podrían tardar muchas horas o incluso días en conocerse.

Los centros electorales irán cerrando durante toda la noche, hasta las 06H00 GMT, cuando se emitan los últimos votos en Alaska.

Ambos confiados

Trump, de 74 años y primer presidente que busca renovar su mandato tras ser absuelto en un juicio político, se mostró confiado de derrotar a Biden, de 77 y en su tercera postulación a la presidencia.

"NOS VEMOS MUY BIEN EN TODO EL PAÍS. ¡GRACIAS!", tuiteó desde la Casa Blanca. 

Más temprano, aseguró no estar pensando en el discurso de concesión o de aceptación.

"Ganar es fácil. Perder nunca es fácil, al menos para mí no lo es", dijo en Arlington, Virginia.

Más temprano minimizó afirmaciones de que planeaba declararse vencedor antes del final del escrutinio. 

"No hay motivos para juegos", declaró a Fox News. 

Como ocurrió hace cuatro años con Hillary Clinton, Biden puede ganar el voto popular y perder si no consigue los 270 votos electorales necesarios según el sistema de sufragio universal indirecto, en el que el voto popular adjudica delegados al Colegio Electoral.

Biden, que aguardaba el desenlace en su casa en Wilmington, Delaware, se dijo "supersticioso" para anticipar nada, pero tenía un talante positivo.

"Lo que escucho es que hay una participación abrumadora, en particular de jóvenes y mujeres, afroestadounidenes", dijo el exvicepresidente de Barack Obama, considerando esto "un buen augurio".

Antes, en Filadelfia, tuvo una serie de lapsus, confundiendo a una nieta por otra y aludiendo equivocadamente a su hijo fallecido. La pérdida de capacidad cognitiva de Biden ha sido motivo constante de burlas de Trump.

Los hispanos eligen a Biden

Del número récord de 100,1 millones de votos anticipados, 44,8% se estiman demócratas, pero los republicanos esperaban una masiva concurrencia. 

Roberto Montesinos, un estadounidense de origen hondureño de 71 años, votó con orgullo por Trump en Miami. "En los cuatro años que él ha estado aquí, yo estoy mejor", dijo, y agregó: "La pandemia no es culpa de Trump, el que diga eso es un ignorante".

Pero Annie Belman optó por Biden, cuya campaña cuestionó duramente la gestión del gobierno de Trump de la covid-19, que deja más de 231.000 estadounidenses muertos.

"No sé como alguien puede querer a Trump, quiero que lo arresten", dijo en California, Alex Tovar, un mexicano que lleva 40 de sus 58 años en Estados Unidos

Tovar es de East LA, una localidad de Los Ángeles donde más del 95% de la población es latina.

Más de 8,6 millones de hispanos, primera minoría étnica del país, ya emitieron su voto anticipado, más del doble que en 2016, dijo la organización NALEO.

Según una encuesta de la consultora Latino Decisions, Biden le ganó a Trump entre los votantes latinos en todo el país por unos 43 puntos.

En Florida, su sondeo realizado con Univisión mostró que Biden recibió el apoyo del 57% de los latinos del estado, contra el 37% de Trump.

"Venezuela a gran escala"

Durante meses, Trump ha planteado el fantasma de una "izquierda radical" dispuesta a transformar la principal potencia mundial en una "Venezuela a gran escala". 

Biden, apoyado por Obama, multiplicó las advertencias contra las consecuencias potencialmente devastadoras de un segundo mandato de Trump para la democracia, considerándolo el "peor presidente" de la historia de Estados Unidos.

La posibilidad de que el país vire al azul, o se mantenga en rojo, hace temer disturbios, luego de las manifestaciones a veces violentas contra el racismo que sacudieron al país este año.

La capital Washington, como otras grandes ciudades, tenía los comercios y oficinas tapiadas y las fuerzas policiales en máxima alerta.

En Nueva York, frente a la famosa Trump Tower, se desplegó un impresionante dispositivo de seguridad.

Trump, hospitalizado por covid-19 hace un mes, y su esposa Melania, también contagiada entonces, organizaron una fiesta en la Casa Blanca para esperar los resultados. 

Además de la presidencia y vicepresidencia, se eligen los 435 escaños de la Cámara de Representantes, donde los demócratas conservaron su mayoría. 

También está en liza cerca de un tercio del Senado, donde los republicanos arriesgan perder su ventaja de 53-47.

Pero por ahora celebran el triunfo del senador aliado de Trump Mitch McConnell, líder la mayoría republicana reelegido en Kentucky, según proyecciones.