Escucha esta nota aquí

En medio de la creciente expectativa por la indefinición del escrutinio en algunos estados para las elecciones norteamericanas, el presidente Donald Trump dijo que quiere "proteger la integridad de la elección" y que "van a tratar de robarnos la elección".

"Si contamos los votos legales, he ganado claramente. Si contamos los votos ilegales, podrían intentar robar las elecciones", añadió el mandatario, que no presentó pruebas del fraude. "No ha habido una ola azul, lo que hubo fue una gran ola roja". Y añadió: "Hubo encuestas falsas. Yo gané fácilmente Florida". También afirmó que ganó Pensilvania "por mucho", aunque el estado, en el que el presidente mantiene una ventaja, sigue sin definición, y que está "en camino" de ganar en Arizona, donde su rival, Joe Biden, lleva una ventaja.

Además, Trump admitió hace instantes que puede perder el estado de Georgia, tradicional bastión republicano, lo que acercaría mucho más a la victoria a su rival demócrata en las elecciones. "Arranqué ganando por mucho y ahora parece que puedo terminar abajo por un poco", dijo el mandatario, en un tono menos enfático del que suele utilizar.

"He visto muchas elecciones antes de que decidieran hacer este plan masivo de votos por correo", leyó el presidente. "Tenemos mucha información que nos llega y litigios que van a ver", agregó. En su discurso el presidente atacó a los medios de comunicación y habló de "corrupción" en el sistema electoral y de recuento de votos.

El aspirante demócrata, Joe Biden, se acercó hoy al triunfo en la carrera presidencial, mientras funcionarios electorales contaban los votos en un puñado de estados que determinarán el resultado final y el presidente republicano apostaba por una estrategia de demandas.

El exvicepresidente de Estados Unidos está reduciendo la ventaja que le lleva Trump en Pensilvania y Georgia, mientras conserva márgenes reducidos a su favor en Nevada y Arizona.

La tabulación de las papeletas se prolongó en esos estados cruciales dos días después del cierre de las urnas, con partidarios de ambos lados organizando manifestaciones en las principales ciudades en medio del recuento de votos. (La Nación)