Escucha esta nota aquí

Por primera vez desde 2000, Estados Unidos despertó el miércoles sin saber quién será su próximo presidente tras una elección con participación récord cuyo escrutinio continúa en estados clave, aunque ello no impidió a Donald Trump proclamar victoria frente al demócrata Joe Biden.

El comicio contó con la mayor participación desde que las mujeres obtuvieron el derecho al voto: 66,9%, unos 160 millones de electores, contra 59,2% en 2016, según Elections Project.

Muchos estados están abrumados por la avalancha de sufragios por correo. En algunas ciudades, abrir los sobres y escanear las papeletas puede llevar varios días.

"Si todo sigue a este ritmo, tendremos los resultados totales en los próximos dos días", dijo a CNN Al Schmidt, jefe de la ciudad de Filadelfia, una gran reserva de votos demócratas en el estado clave de Pensilvania.

Y si la justicia se involucra, como en 2000, "podría durar semanas", dijo a la AFP Ed Foley, especialista en derecho electoral de la Universidad Estatal de Ohio.

Victoria, fraude, justicia

En unos comicios marcados por la polarización, la pandemia y una histórica crisis económica, el mandatario republicano se proclamó ganador, denunció un fraude sin presentar pruebas y amenazó con acudir a la Corte Suprema, pese a que ambos aspirantes van cabeza a cabeza.

"Nosotros ganamos esta elección", dijo Trump en un discurso en la Casa Blanca al despuntar el miércoles. "Este es un fraude (...) Queremos que la votación se detenga", dijo, dando a entender que quería congelar los resultados y excluir las papeletas aún no escrutadas, algo que lo beneficiaría especialmente en Pensilvania, donde llevaba ventaja con resultados parciales.

La campaña de Biden rechazó las declaraciones de Trump como "indignantes" y "sin precedentes", y su equipo legal se dijo "listo para actuar" si el presidente trata de detener el recuento. 

"Es un intento deliberado de privar a los ciudadanos estadounidenses de sus derechos democráticos", dijo la campaña demócrata, y aseguró estar dispuesta a "luchar" judicialmente si Trump va a la Corte Suprema.

La amenaza de Trump de intentar invalidar las papeletas porque no se contaron el día de las elecciones también causó un fuerte impacto entre los republicanos.

"Este argumento no tiene fundamento, no", dijo el republicano Chris Christie, exfiscal federal y exgobernador de Nueva Jersey, que asesoró al mandatario en la preparación de los debates presidenciales.

Joe Biden, de 77 años, desde su feudo en Wilmington, Delaware, se declaró "optimista" y llamó a los estadounidenses a tener "paciencia".

"¡Mantengan la fe, ganaremos!", prometió. "Esto no se acaba hasta que cada voto sea contado".

El espectro de una batalla judicial acecha ahora a la principal potencia mundial, ya sacudida por la pandemia y la recesión.

Suspenso en varios estados clave

El nombre del ganador está en suspenso en varios estados clave, lo que implica un escenario potencialmente mucho más caótico que el de 2000, cuando las elecciones dependían del resultado de Florida.

En aquel momento, fue la Corte Suprema la que puso fin, más de un mes después, a la contienda, terminando con los recuentos y dando ganador al republicano George W. Bush sobre el demócrata Al Gore.

Una cosa es cierta: la ola demócrata "azul", esperada por algunos en el bando de Biden, que empezaron a soñar con victorias históricas, por ejemplo en Texas, no se produjo.

Según las proyecciones de los principales medios, Trump se quedó con Florida y Iowa, donde ganó en 2016; con Ohio, en el que desde 1964 ganaron todos los candidatos que llegaron a la Casa Blanca; y con Texas, bastión republicano desde 1976.

Como ocurrió hace cuatro años con Hillary Clinton, Biden puede ganar el voto popular y perder la Casa Blanca si no consigue los 270 votos electorales necesarios, de un total de 538 que integran el Colegio Electoral según el sistema de sufragio universal indirecto.

Hasta ahora, Biden acumulaba 238 votos electorales con Arizona, frente a los 213 de Trump.

Biden podría imponerse en varios estados. Algunos medios lo dieron ganador en el crucial estado de Arizona, que Trump ganó en 2016, aunque el conteo aún no está completo.

El demócrata parecía también estar bien posicionado en Nevada.

Si esto se confirma, Biden tendrá que ganar al menos dos o tres de los estados del norte industrial (Pensilvania, Michigan, Wisconsin) y del este (Georgia, Carolina del Norte). Trump se impuso en todos ellos hace cuatro años.

En Wisconsin y Michigan, Biden tenía una leve ventaja. 

En Pensilvania, Trump lograba casi 700.000 votos, pero faltaban contabilizar 1,4 millones de votos por correo, y Biden recibía el 78% de los sufragios anticipados escrutados hasta el momento.

Es en este estado en particular en el que a Trump le gustaría involucrar a la  Corte Suprema, a la que ya habían acudido infructuosamente los republicanos antes del comicio para evitar el recuento de las boletas enviadas por correo.

Pero, si el resultado es muy cerrado, el alto tribunal deberá intervenir y decir si invalida o no las papeletas recibidas entre el miércoles y el viernes.

El Congreso 

Los demócratas, que conservaron su mayoría en la Cámara de Representantes, veían el miércoles disminuir sus expectativas de arrebatar a los republicanos la mayoría del Senado.

Por el momento lograron ganar dos escaños en la Cámara alta, uno en Colorado y el otro en Arizona, en su intento de lastrar la mayoría republicana que tiene 53 de los 100 escaños. 

Pero los republicanos pudieron quitar a los demócratas un escaño muy vulnerable que tenían en Alabama y mantuvieron sus líneas en otros estados, desafiando encuestas.

Por ahora celebran el triunfo del senador aliado de Trump Mitch McConnell, líder la mayoría republicana reelegido en Kentucky, según proyecciones.

Roberto Montesinos, un estadounidense de origen hondureño de 71 años, votó orgulloso por Trump en Miami. "En los cuatro años que él ha estado aquí, yo estoy mejor", dijo, y agregó: "La pandemia no es culpa de Trump, el que diga eso es un ignorante".

"No sé como alguien puede querer a Trump, quiero que lo arresten", dijo en California Alex Tovar, un mexicano que lleva 40 de sus 58 años en Estados Unidos.

Tovar es de East LA, una localidad de Los Ángeles donde más del 95% de la población es latina.

Según una encuesta de la consultora Latino Decisions, Biden le ganó a Trump entre los votantes latinos en todo el país por unos 43 puntos.

Sin violencia 

La posibilidad de que el país vire al azul, o se mantenga en rojo, hace temer disturbios, luego de las manifestaciones a veces violentas contra el racismo que sacudieron al país este año.

En Portland, uno de los epicentros de la ola de protestas antirracistas y contra la brutalidad policial, manifestantes quemaron banderas estadounidenses y marcharon por la ciudad armados con rifles de asalto y canciones de protesta, pero sin desatar violencia.

"No nos gusta ninguno de los dos candidatos, voté avergonzado por Biden, pero si Trump obtiene otros cuatro años, la gente se enojará", dijo un manifestante de 20 años, que pidió que lo llamaran "L", mientras se quemaban las banderas frente al edificio de la corte federal.