Escucha esta nota aquí

Donald Trump y su rival demócrata en la carrera por la Casa Blanca, Joe Biden, se acusaron mutuamente de atizar la violencia en Estados Unidos, tras nuevos enfrentamientos durante manifestaciones antirracistas y la muerte de un hombre el fin de semana en Portland.

La seguridad se ha convertido en un tema central de la campaña para las elecciones presidencial del 3 de noviembre. Trump se presenta como un garante de la "ley y orden" mientras Biden lo acusa de atizar las tensiones.

El presidente estadounidense "está alentando la violencia de forma irresponsable", dijo el exvicepresidente de Barack Obama en un comunicado el domingo. "Quizá él crea que tuitear sobre la ley y el orden lo hace fuerte, pero su incapacidad para llamar a sus seguidores para que dejen de buscar conflictos muestra justo cuán débil es".

El equipo de campaña del aspirante demócrata confirmó que Biden pronunciará un discurso este lunes para responder a lo que él presenta como una pregunta a los electores: "¿Está usted seguro en los Estados Unidos de Donald Trump?".

La muerte a tiros de un hombre y los choques entre seguidores y opositores al presidente en Portland, Oregon, en el noroeste del país, ocurren tras una semana de protestas en todo el país, que incluyeron una histórica paralización en el deporte ante la indignación que generó un nuevo caso de violencia policial contra un hombre negro.

Jacob Blake, un afroestadounidense de 29 años, recibió varios tiros a quemarropa hace una semana en Kenosha, Wisconsin, por parte de un policía que intentaba arrestarlo. Aunque sobrevivió, probablemente quede paralítico.

Trump reaccionó enviando docenas de tuits y retuits el domingo que criticaban la actuación del alcalde demócrata de Portland, Ted Wheeler, y su negativa de llamar a la Guardia Nacional y, a nivel más general, denunciando la laxitud -según él- de las ciudades gobernadas por demócratas frente a la violencia.

La Guardia Nacional "podría resolver estos problemas en menos de una hora", dijo.

"Wheeler es incompetente, así como el dormilón Joe Biden", dijo Trump. "Esto no es lo que quiere nuestro gran país. Quieren seguridad y no que la policía sea desfinanciada".

En Portland, "siguen rechazando todo tipo de ayuda del gobierno para detener los actos de violencia que tienen lugar desde hace casi 90 días", señaló el secretario interino de Seguridad Interior, Chad Wolf, a la cadena ABC.  

- Trump a Kenosha -

Trump viajará el martes a Kenosha, donde un joven de 17 años es acusado de matar a tiros a dos hombres durante las protestas y disturbios que siguieron a los disparos contra Jacob Blake.

El sábado, una persona murió baleada en Portland en circunstancias confusas durante enfrentamientos entre manifestantes antirracistas y seguidores de Trump.

Portland ha sido durante meses epicentro de las protestas del movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) contra la violencia policial desde la muerte en mayo en Minnesota de George Floyd, un hombre negro asfixiado por un policía blanco.

Varios centenares de vehículos conducidos por simpatizantes del presidente, con banderas estadounidenses y pro-Trump, desfilaron el sábado en Portland, donde se encontraban manifestantes de Black Lives Matter, dando lugar a intercambio de insultos y altercados, según videos aficionados.

El tiroteo tuvo lugar a las 20:45, afirmó la policía en un comunicado, indicando que se había abierto una investigación por homicidio.

Fotografías de la escena mostraban a la víctima con una gorra con el logotipo de "Patriot Prayer", descrito por medios locales como un grupo de extrema derecha que estuvo en el centro de múltiples manifestaciones en Portland que derivaron en violencia.

El alcalde demócrata de Portland acusó a Trump el domingo de arremeter contra los gobiernos demócratas locales, luego de haber acumulado durante cuatro años críticas por sus ataques contra periodistas e inmigrantes.

"¿Se pregunta, seriamente, señor presidente, por qué es la primera vez en décadas que Estados Unidos vive este nivel de violencia?", inquirió Wheeler durante una rueda de prensa. "Es usted que ha creado el odio y la división".

El domingo por la noche, cientos de manifestantes antirracistas se reunieron frente a la sede de la policía en el centro de Portland, levantando pancartas y lanzando en ocasiones proyectiles.

En una carta abierta a Trump, Wheeler había denunciado la "política de división y demagogia" del presidente.

"Sabemos que ha llegado a la conclusión de que las imágenes de violencia o vandalismo son su único boleto para la reelección".