Escucha esta nota aquí

El presidente de Túnez, Beji Caid Essebsi, admitió que las fuerzas de seguridad no estaban preparadas para un atentado en la playa contra los turistas, como el que el viernes dejó 38 muertos cerca de Susa.

"Es cierto que nos sorprendió. Habían tomado disposiciones para el mes de ramadán pero no habían pensado que podían venir por la playa", dijo el presidente.

Por el momento, se identificó a 26 de las 38 personas muertas. La mayoría estaban en traje de baño en el momento del asesinato y sin ningún tipo de documentación personal, lo que dificulta su identificación. Entre ellos se encontró a 18 británicos, tres irlandeses, dos alemanes una portuguesa, una belga y un ruso.

El martes por la mañana, los tunecinos seguían depositando flores y mensajes en el lugar del ataque, donde ya no se ve ningún dispositivo de seguridad.