Escucha esta nota aquí

Twitter y Facebook suspendieron el viernes las cuentas de 16 seguidores y aliados del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, después de que el Tribunal Supremo ordenara su bloqueo en el marco de una investigación sobre una supuesta campaña de desinformación. 

Las tensiones crecen entre el mandatario ultraderechista y el alto tribunal, que está investigando denuncias según las cuales varios miembros del círculo de Bolsonaro dirigen una campaña en redes sociales para desacreditar al Supremo y difamar y amenazar a sus jueces. 

El miembro del Supremo Alexandre de Moraes dijo en su veredicto, que confirmó una sentencia emitida en mayo, que las cuentas de esos usuarios debían ser bloqueadas para detener "la actual diseminación de noticias falsas, acusaciones difamatorias, amenazas y delitos" contra la corte. 

Entre las cuentas suspendidas están las del exdiputado conservador Roberto Jefferson, el magnate de los negocios Luciano Hang y la activista de extrema derecha Sara Winter. 

El bloqueo de sus cuentas en Twitter y Facebook se aplica a los usuarios que las visiten desde Brasil. 

Las redes sociales estadounidenses reciben cada vez más presión para eliminar los discursos de odio y las informaciones falsas de sus plataformas.

Twitter llegó incluso a etiquetar recientemente tuits del presidente estadounidense, Donald Trump, como engañosos y promotores de violencia. 

Facebook sufre, por su parte, un boicot de anunciantes por no hacer bastante para frenar los mensajes de odio.