Escucha esta nota aquí

La presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen condenó este lunes la represión en curso en Bielorrusia y reclamó un recuento "exacto" de los votos emitidos en las elecciones presidenciales.

"El acoso y la represión violenta de manifestantes pacíficos no son aceptables en Europa. Convoco a las autoridades de Bielorrusia a vigilar que los votos de la elección de ayer (domingo) sean contados y publicados con exactitud", pidió a través de un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el jefe de la diplomacia europea Josep Borrell condenó la "violencia de Estado desproporcionada contra manifestantes pacíficos" y puso sobre aviso a las autoridades de Bielorrusia.

"Continuaremos siguiendo de cerca la evolución de la situación a fin de evaluar la manera en la cual la UE podría orientar mejor su respuesta y sus relaciones con Bielorrusia teniendo en cuenta la evolución de la situación", advirtió.

Bielorrusia anunció el lunes la victoria aplastante del autoritario presidente Alexandre Lukashenko, tras una noche marcada por la violenta represión de las manifestaciones contra el gobierno.

La candidata de la oposición bielorrusa Svetlana Tijanóvskaya rechazó el lunes los resultados oficiales de la elección presidencial y pidió que Lukashenko ceda el control del país.

"La violencia contra los manifestantes no es una respuesta", señaló el presidente del Consejo europeo Charles Michel en su cuenta de Twitter.

El primer ministro polaco pidió que se organice una cumbre europea.

Michel tiene previsto convocar una cumbre extraordinaria el 24 y 25 de septiembre consagrada a las relaciones internacionales. La situación en Bielorrusia debería estar en la agenda, indicó a AFP un responsable europeo.

El país sigue sujeto a un embargo sobre la venta de armas y equipos que pueden utilizarse para la represión y todavía se prohíbe la entrada a la UE a cuatro personas y sus activos han sido congelados. 

La adopción de nuevas sanciones requiere unanimidad, recordó una fuente europea. La posición del primer ministro húngaro, Viktor Orban, será decisiva, se dijo. Orban abogó por el levantamiento de las últimas sanciones europeas aún vigentes contra Bielorrusia.