Escucha esta nota aquí

Más de 1.500 millones de alumnos de 165 países -un 87% de la población estudiantil- se ven afectados por el cierre de las escuelas debido a la emergencia por el coronavirus, informa este lunes la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). En Bolivia, desde el 13 de marzo que las labores educativas fueron suspendidas.

Desde que se cerraron las escuelas para contener la pandemia de Covid-19, los gobiernos han estado utilizando soluciones de aprendizaje a distancia y afrontando la complejidad que conlleva impartir educación a distancia.

La equidad es la principal preocupación porque el cierre de las escuelas perjudica de forma desproporcionada a los alumnos vulnerables y desfavorecidos que dependen de ellas para una serie de servicios sociales, entre ellos la salud y la nutrición.

“Debemos acelerar los medios de intercambiar experiencia y ayudar a los más vulnerables, ya tengan o no acceso a Internet”, señaló Angelina Jolie, Enviada Especial del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

En Bolivia las actividades se suspendieron el 13 de marzo. En este tiempo, hay universidades, como la Autónoma Gabriel René Moreno, que contemplan la modificación del calendario académico debido a la cuarentena en el país. 

En un comunicado emitido por el rectorado se menciona que las clases virtuales, que dictan algunos docentes, son ponderables, pero no obligatorias, pues hay estudiantes que no pueden acceder a internet u otro medio de comunicación para completar sus estudios en estos momentos.

Ante situaciones como esta, la Unesco propone lo siguiente:

1. Ayudar a los países a movilizar recursos y aplicar soluciones innovadoras y adaptadas al contexto para impartir educación a distancia, aprovechando los enfoques de alta tecnología, baja tecnología y no tecnológicos.

2. Hallar soluciones equitativas y lograr el acceso universal.

3. Aportar respuestas coordinadas y evitar la superposición de esfuerzos.

4. Facilitar el regreso de los estudiantes a las aulas cuando las escuelas abran de nuevo, evitando así un aumento de las tasas de deserción escolar. 


Comentarios