Escucha esta nota aquí

Un informático y "hacker ético" británico se convirtió en un héroe mundial tras descubrir la forma de detener el avance del virus WannaCry que logró afectar a más de 200.000 computadoras en 150 países de todo el mundo. Marcus Hutchins, que es conocido bajo el pseudónimo MalwareTech, encontró una solución que permitió que el ataque no tuviera peores consecuencias.

Hutchins contó al diario británico Daily Mail que infectó a propósito su computadora con este virus "ransomware" (de 'ransom', rescate en inglés, y 'ware' por 'software', programa informático en inglés) que explota un fallo en los sistemas operativos Windows, y al ejecutarlo descubrió que tenía relación con un dominio no registrado que finalizaba en ‘gwea.com’”. El joven informático evidenció que el dominio estaba libre y lo compró por 10,69 dólares redirigiendo el tráfico a un servidor de Los Ángeles.

Puedes leer: ¿Cómo protegerse del virus que secuestra tus archivos?

El virus no fue eliminado pero con esta acción se pudo detenerlo, además al publicar el método en Twitter logró que otros usarán el mismo parche y finalmente se contuviera la expansión del ransmoware.

Marcus puede ser encontrado en Twitter con su pseudónimo (@MalwareTechBlog). Actualmente está colaborando con los servicios británicos en este tema y actualiza constantemente todas las novedades sobre el virus que puso en jaque a varias instituciones en el mundo.

Se temen más ataques

El secretario de Estado de Seguridad británico, Ben Wallace, dijo este lunes a la radio BBC que todavía no sabían si los ataques "arreciarían o se estabilizarían", y expresó su esperanza de que los hospitales del país, particularmente afectados, puedan volver a la normalidad tras los trabajos efectuados este fin de semana.

El virus, llamado "Wannacry", bloquea archivos de los usuarios y los obliga a pagar una suma de dinero en bitcoins, la moneda virtual, difícil de rastrear, si quieren recuperar su acceso.

Te puede interesar: La respuesta mundial frena el ciberataque
   
Un ataque sin precedentes
   
"Nunca habíamos visto nada así", admitió el domingo el director de Europol, Rob Wainwright, en una entrevista la cadena de televisión británica ITV. Además, afirmó que temía que esa cifra aumente cuando la gente encienda de nuevo el ordenador el lunes, a su vuelta al trabajo. 

Microsoft advirtió el domingo a los gobiernos de las habituales debilidades en el almacenamiento  informático. 

"Los gobiernos del mundo deberían tratar este ataque como un toque de atención", escribió en un blog el presidente y director jurídico de Microsoft, Brad Smith. 

Smith advirtió del peligro de que adelantos desarrollados por los gobiernos -en este caso, por la Agencia de Seguridad Nacional(NSA) de Estados Unidos- caigan en manos de hackers y causen daños globales como está sucediendo con el actual ataque. 

"Un escenario equivalente con armas convencionales sería que al Ejército estadounidense le roben algunos de sus misiles Tomahawk", escribió Smith. 

El fallo de seguridad se concentra en el sistema operativo de Microsoft Windows XP, una versión antigua que ya no recibía soporte técnico del gigante estadounidense. 

El virus se propagó rápidamente debido a que los responsables usaron un código digital que al parecer habría sido desarrollado por la NSA, y lo filtraron en los documentos pirateados, según la empresa de seguridad informática con base en Moscú Kaspersky Lab. 

Ante la magnitud del ciberataque, Microsoft reactivó una actualización a gran escala para ayudar a los usuarios de las versiones de Windows que ya no contaban con apoyo técnico de la compañía.  

Smith argumentó que los gobiernos deberían aplicar en el ciberespacio reglas como las que rigen para las armas en el mundo físico. 
 

Comentarios