Escucha esta nota aquí

Un pastor se convirtió en héroe este martes en las redes sociales chinas por haber socorrido a seis atletas en la carrera ultramaratón del sábado en la que las condiciones meteorológicas extremas llevarn a la muerte a 21 participantes.

La tragedia ocurrió cuando los corredores estaban a gran altitud, en el Bosque de Piedra del río Amarillo, cerca de la ciudad de Baiyin, en la provincia de Gansu (noroeste).

Citando al centro local de socorrismo, la agencia de prensa oficial Xinhua -que precisó que 172 personas participaban en la carrera- y la cadena de televisión CCTV confirmaron la muerte de 21 personas. Los restantes 151 participantes quedaron a salvo.

Este martes en la red social Weibo los internautas rindieron homenaje a Zhu Keming, pastor cuya reacción durante la tormenta fue publicada por la prensa china.

Cuando el sábado las condiciones meteorológicas cambiaron repentinamente, Zhu estaba vigilando a su rebaño y tuvo que meterlo en una cueva en el que normalmente guarda ropa y comida para los casos de urgencia.

En esta cueva acogió al primer corredor, que sufría calambres, calentándole las manos y los pies alrededor de un fuego. Avisado por otros cuatro corredores que se resguardaron en la cueva, el pastor salió para ayudar a un sexto participante, que estaba sufriendo al exterior.

A pesar de su acto heroico, Zhu se definió en la prensa china como "una persona ordinaria que hace cosas ordinarias", lamentando no haber podido socorrer a los atletas que fallecieron por hipotermia.

"Había dos hombres sin vida y no pude hacer nada por ellos, lo siento", dijo.

Las autoridades locales investigan lo que ocurrió en un país que se ha apasionado por las carreras a pie en los últimos años.

Tras la tragedia del sábado, al menos cinco pruebas fueron anuladas, según The Paper, un medio de Shanghái.


Comentarios