Escucha esta nota aquí

Designado el martes Comisario Europeo de Comercio, el letón Valdis Dombrovskis se ha forjado, en los seis años pasados en la Comisión, la reputación de un hombre competente, familiarizado con los problemas económicos, y dueño de una imagen austera.

Ex primer ministro de Letonia logró pavimentar su camino hacia Bruselas, adonde llegó en 2014, hasta convertirse a finales de 2019 en uno de los tres "vicepresidentes ejecutivos" del equipo compuesto por la nueva presidenta Ursula von der Leyen, un título que mantendrá.

Tras cinco años lidiando con el euro bajo la Comisión Juncker (2014-2019), llevaba un año al frente de "Economía al servicio de las personas", cartera en la que supervisaba otros comisionados, sin dejar de ser responsable de las finanzas.

Con su cara redonda adornada por las infaltables gafas rectangulares, Dombrovskis es una presencia constante en las reuniones de los ministros de finanzas de la UE.

Durante conferencias de prensa, responde puntillosamente en un inglés monótono y sin jergas.

En su anterior cargo como Comisario, era, entre otras cosas, el responsable de negociar el acuerdo de inversión que la UE busca celebrar con China, y había acompañado los trabajos encaminados a reformar la Organización Mundial del Comercio (OMC).

- Depeche Mode y Rammstein -

"También trabajó mucho con Estados Unidos, en decisiones financieras, mercados financieros, lavado de dinero ... Tuvimos mucho contacto con (el secretario estadounidense del Tesoro, Steven) Mnuchin", subrayó un auxiliar.

En el momento de su llegada al poder en Letonia, en 2009 -un pequeño país báltico que desconfía de Rusia debido a su historia- tenía 37 años y era el primer ministro más joven de Europa.

Sin embargo, anunció su dimisión en noviembre de 2013 después de que se derrumbara el techo de un supermercado en Riga, dejando 54 muertos.

Incluso hoy en día, ostenta el récord de longevidad como Primer Ministro desde el regreso de Letonia a la independencia, en 1991.

Siguió siendo popular en su país, gracias a la imagen de un político honesto, y esto a pesar de la dolorosa austeridad impuesta por un plan de rescate internacional cuando estuvo a cargo.

Sin embargo, su manejo de la crisis le había valido el respeto de sus pares europeos, en particular de la canciller alemana Angela Merkel.

Graduado en física, Dombrovskis también fue el artífice de la adhesión de Letonia a la zona del euro, a la cual ingresó el 1 de enero de 2014, a pesar de una opinión pública muy reticente.

Como economista jefe alternativo del Banco Central de Letonia, eurodiputado o ministro de Finanzas, Dombrovskis, de 49 años, habla inglés, alemán, ruso y tiene conocimientos de español.

Dice que disfruta del baloncesto, un deporte rey en los países bálticos, así como del esquí y el buceo.

Le gustan las películas de los hermanos estadounidenses Joel y Ethan Coen, y despliega su eclecticismo en materia musical, entre el grupo pop británico Depeche Mode y el metal industrial del alemán Rammstein.