Escucha esta nota aquí

Un gran segmento del cohete chino que regresó este domingo a la atmósfera se desintegró sobre el océano Índico, anunció la agencia espacial china tras una serie de especulaciones sobre dónde caería el objeto de 18 toneladas.


"Según la supervisión y el análisis, a las 10:24 (02:24 GMT) la primera etapa del cohete portador Larga Marcha 5B ha vuelto a entrar en la atmósfera", informó la Oficina de Ingeniería Espacial china en un comunicado, proporcionando las coordenadas de un punto situado en el Océano Índico cerca de las Maldivas. Añade que la mayor parte de este segmento se desintegró y destruyó al entrar en la atmósfera.

Esta noche, desde la cuenta Space-Truck, que utilizada datos de Estados Unidos, y desde donde se seguía en vivo el recorrido del cohete, confirmaron: “Todos los demás que sigan el reingreso de # LongMarch5B pueden relajarse. El cohete ha caído”. Acto seguido, la transmisión del evento terminó.

El último 29 de abril, China lanzó el primer módulo para su estación espacial Tiangong que se puso en órbita con éxito. No obstante, el cohete que lo llevó allí corrió la misma suerte: una gran parte de la nave Long March 5B se encontraba en órbita fallida. El riesgo de causar daño en la Tierra, según China y varios expertos, era mínimo, aunque no nulo.

Según las últimas estimaciones del Departamento de Defensa de Estados Unidos, la entrada en la atmósfera debería ocurrir hacia las 21:00 (hora boliviana) del sábado. Pero esta previsión tenía un importante margen de error de nueve horas.

En vilo

La Oficina de Ingeniería Espacial Tripulada de China dijo que la mayoría de los escombros del cohete se encendieron en llamas durante su caída.

El descenso se produjo tras varios días de incertidumbre después de que se perdiera el control sobre los restos espaciales. 

En condiciones normales, la primera etapa de un cohete impacta sobre el mar y no entra en órbita, que fue lo que ocurrió en esta ocasión, generando preocupación en las estaciones de monitoreo espacial porque no se sabía exactamente dónde impactaría.

La órbita que recorrió el cohete abarcó una sección del planeta que va desde Nueva Zelanda hasta la provincia de Terranova, en Canadá.

En mayo pasado, otro cohete chino cayó de forma descontrolada en el Océano Atlántico frente a las costas de África. El gobierno chino trató con hermetismo la información sobre este evento espacial porque aunque no hay una reglamentación precisa sobre qué hacer con la basura espacial, se espera que las agencias espaciales del planeta realicen este tipo de operaciones de manera controlada.


Comentarios