Escucha esta nota aquí

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, celebró en Twitter "un milagro que se llama Ayda". "Tus ojos sonrientes nos han dado una nueva esperanza", escribió. 

Envuelta en una manta de supervivencia de aluminio, la pequeña fue evacuada en una camilla hacia un hospital por los equipos de la agencia de gestión de emergencias y desastres (AFAD), según periodistas de la AFP.

Algunos de los socorristas grababan el momento con sus teléfonos.

En un video compartido por el ministro de Salud, se puede oír a la niña pidiendo comida a los socorristas. "Kofte y ayran", dice Ayda, refiriéndose al plato de carne turco y a una bebida a base de yogur, muy popular en Turquía.

- Entre dos aparatos electrodomésticos -

"La alegría que hemos sentido es indescriptible", declaró a la AFP Ibrahim Topal, uno de los socorristas que participaron en el rescate.

"Después de haber oído su voz, empezamos a excavar. Mi colega Ahmet vio una mano a través de un pequeño agujero, y cuando lo agrandamos, vimos el rostro de Ayda", añadió.

Otro rescatista, Ahmet Celik, estima que la pequeña sobrevivió porque se quedó atrapada entre dos aparatos electrodomésticos, lo que hizo que no se hundiera por completo bajo los escombros.

"No sufrió impacto, estaba en este hueco entre los aparatos electrodomésticos", explicó. "Cuando le pregunté si estaba bien, me pidió 'ayran'. Le encanta el 'ayran'", agregó.

El lunes, los rescatistas lograron sacar con vida a dos niñas, de 3 y 14 años, de entre los cascotes de dos edificios derrumbados en la provincia de Esrmina.

El balance de víctimas de este terremoto es de 105 muertos, según AFAD. El temblor, de magnitud 7, causó igualmente 994 heridos, de los cuales 144 siguen en el hospital.

La sacudida, con epicentro en el mar Egeo, golpeó igualmente la isla griega de Samos, dejando dos muertos.