Escucha esta nota aquí

Una responsable del Consejo de Coordinación opositor en Bielorrusia, Olga Kovalkova, declaró el sábado en Varsovia que halló refugio en Polonia después de haber sido amenazada y luego transportada hasta la frontera por los servicios de seguridad de su país.

Kovalkova indicó a los periodistas que fue llevada directamente en un auto de la cárcel, donde estaba encerrada desde el 25 de agosto, hasta la frontera y luego liberada entre los puestos fronterizos bielorruso y polaco, por los servicios de seguridad, KGB.

La militante logró subirse a un bus polaco cuyo conductor la reconoció.

Polonia dará su apoyo a cualquier víctima de la represión en Bielorrusia que tema por su salud y su vida, declaró un alto responsable del gobierno polaco.

Michal Dworczyk, jefe de gabinete del primer ministro, dijo que la salida de Kovalkova de Bielorrusia se produjo  "en circunstancias dramáticas". 

"Por una decisión del primer ministro Mateusz Morawiecki, toda persona víctima de represiones políticas en Bielorrusia puede contar con el apoyo y la ayuda del Estado polaco", declaró Dworczyk.

"Todo lo que ocurrió en los últimos días y semanas lo considero como tortura. Me amenazaron muchas veces con una larga detención", dijo Kovalkova.

Según Dworczyk, desde la elección presidencial del 9 de agosto, cuyo resultado oficial es cuestionado por la oposición, más de 100 personas declararon su voluntad de quedarse en Polonia.