La Policía de Dallas utilizó un robot para matar al francotirador que mató a cinco policías. El uso del equipo avivó el debate sobre la militarización de la Policía

El Deber logo
9 de julio de 2016, 22:37 PM
9 de julio de 2016, 22:37 PM

La Policía de Dallas (Texas, EEUU) recurrió de forma insólita a un robot con una bomba adosada, un instrumento hasta ahora únicamente utilizado en zonas de guerra, para acabar con la vida del autor de la matanza de cinco agentes

Expertos y fabricantes coinciden en que esta es la primera vez que se usa un robot para matar a una persona en Estados Unidos, lo que ha avivado el debate sobre la militarización de la Policía y el uso de tecnología de control remoto para labores de seguridad.

Ejércitos de todo el mundo tienen robots fabricados para el combate, incluidos los "drones" (aviones no tripulados) armados, pero no se conocen departamentos de Policía que posean ese tipo de tecnología.

Sí es común que la Policía en Estados Unidos tenga robots como el utilizado en Dallas, que no están diseñados para el ataque sino para detectar o destruir explosivos.

Modelos similares se han usado con el mismo fin en los combates en Irak y Afganistán
.

Lo insólito del caso es que los agentes decidieran, en un intento desesperado por reducir al atacante, dar al robot un nuevo propósito: le adosaron explosivos y los hicieron estallar junto al agresor, matándolo.

Hasta ahora se habían visto otros usos imaginativos para este tipo de robots en operaciones policiales, pero nunca incorporar una bomba con el fin de matar a un sospechoso.

Robots como el de Dallas han sido utilizados para llevar objetos a sospechosos o rehenes, para distraer a atacantes, o para comunicarse con el agresor.

La Policía local informó a última hora del sábado de que el robot usado es un "Remotec, modelo F-5", con un brazo con pinza en el que pusieron explosivo del tipo "C4". El peso total de la carga era una libra, alrededor de medio kilo.