Escucha esta nota aquí

"El festival de la democracia ha terminado", proclamó el jueves una destacada figura del parlamento ruso tras el asalto al Capitolio, una de las muchas voces en Moscú que profetizan el declive de Estados Unidos y su democracia que "cojea con ambos pies".

Varios funcionarios rusos dijeron que Estados Unidos ha perdido toda legitimidad para dar lecciones de democracia a otros países tras el asalto al Capitolio por parte de los partidarios de Trump, unos eventos que coincidieron con la Navidad ortodoxa rusa que se celebra el jueves.

"La parte que perdió tiene razones más que suficientes para acusar a los ganadores de falsificaciones, es evidente que la democracia estadounidense cojea de ambos pies", declaró en Facebook Konstantin Kosachev, presidente del comité de asuntos exteriores de la cámara alta del parlamento ruso.

"La fiesta de la democracia ha terminado. Por desgracia, ha tocado fondo, y lo digo sin una pizca de júbilo. Estados Unidos ha perdido su camino y por lo tanto no tiene derecho a fijar un rumbo. Y mucho menos imponerlo a los demás", afirmó.

El jueves, las cadenas de televisión pública mostraron sin cesar imágenes con el título "Asalto al Capitolio" o "Caos en Washington", acompañadas de música, mostrando a la multitud entrando en el Capitolio bajo el fuego de gases lacrimógenos.

Moscú rechaza desde hace tiempo las críticas de Estados Unidos sobre la democracia rusa bajo el presidente Vladimir Putin y acusa a Washington de hipocresía y condescendencia.

En Rusia varias personalidades señalaron la negativa de Trump a reconocer los resultados de las elecciones de noviembre así como las crecientes divisiones como claros signos de la decadencia de Estados Unidos.

El Kremlin fue acusado de fomentar estas divisiones. Washington tomó varias sanciones contra Rusia por piratería informática y acusaciones de interferencia en las presidenciales de 2016.

Aunque por ser Navidad ortodoxa no hubo reacciones inmediatas del Kremlin o del ministerio de Relaciones Exteriores, muchos parlamentarios progubernamentales comentaron los acontecimientos.

"Vuelve el bumerán"

El presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Duma, la cámara baja del parlamento ruso, Leonid Slutski, dijo a las agencias rusas que "Estados Unidos ya no pueden imponer normas electorales a otros países y pretender ser el 'faro de la democracia' en el mundo".

También aseguró que "el bumerán de las revoluciones de colores se está volviendo contra Estados Unidos", profetizando que "todo esto es probable que se convierta en una crisis del sistema de poder estadounidense".

Rusia ha acusado repetidamente a Estados Unidos de apoyar los levantamientos contra Moscú en su zona de influencia, como en Ucrania, Georgia y, más recientemente, en Bielorrusia.

Anton Gorelkin, miembro del comité de telecomunicaciones de la cámara baja, felicitó por su parte a Twitter y Facebook por la suspensión de las cuentas de Donald Trump.

"Las redes sociales deben operar bajo estrictas reglas en el marco de la ley. Porque la libertad absoluta de información se convierte en un arma en manos de los extremistas", dijo en su canal Telegram.

Las relaciones entre Moscú y Washington se han deteriorado considerablemente en los últimos años, con varias oleadas de sanciones estadounidenses contra Rusia, disputas sobre tratados de no proliferación de armas y acusaciones de ciberataques rusos a gran escala.

Comentarios