Escucha esta nota aquí

Un día después del anuncio de la abrogación de la Ley 1386, los vecinos mantuvieron los bloqueos en la capital cruceña, pero también reprocharon la violencia que afectó principalmente a los habitantes del Plan Tres Mil.

Orlando Padilla, que vive en el barrio 12 de Diciembre, se vio obligado a trasladarse de casa para brindar seguridad a su familia. Mostró los daños que sufrió su vivienda durante los enfrentamientos del sábado en la zona de La Campana.

Denunció que los grupos dirigidos por afines al Movimiento Al Socialismo rompieron los vidrios de sus ventanas, e incluso le sacaron sus protectores para lanzar petardos en su interior.

La casa de su hermano David Carlos Padilla, que está al lado, también quedó con los vidrios rotos y en su interior recogieron algunos cartuchos de los gases lacrimógenos que disparó la Policía.

“Este es el destrozo que la Policía ha permitido. Tenemos la amenaza de que van a venir a saquear las casas de nuestro barrio, solamente por pensar distinto”, reprochó Orlando.

Dijo que no denunciará el hecho, porque no confía en la justicia y cree que no harán nada para castigar a los responsables.

Roxana Chávez, que vive a escasos metros donde ocurrieron los enfrentamientos, también reprochó la violencia, porque asegura que afectó principalmente a los niños que se desmayaron por los gases lacrimógenos.

“Los niños salieron desmayados, la gente adulta está muy afectada y da miedo salir “, denunció Chávez.

Javier Robles complementó que hay niños y embarazadas que han resultado afectados por los disturbios en toda esa zona.

Otras personas también manifestaron su molestia por los arrestos injustificados durante el conflicto, pues aseguran que algunos no estaban involucrados en las movilizaciones, pero fueron alzados por la Policía. Uno de ellos fue un hombre que trabajaba en un pequeño taller que asegura fue llevado enmanillado. “Me sacaron como a un maleante, cuando ni siquiera estaba en el conflicto, me tuvieron toda la noche arrestado”, protestó ayer tras quedar en libertad.

Firmes en la protesta

El anuncio de la abrogación de la ley no desmovilizó a los vecinos, pues mantuvieron los puntos de bloqueo.

La restricción de circulación se endureció más desde el mediodía, porque la gente poco a poco se fue acoplando a su punto de bloqueo a la espera de la concentración en el Cristo.

La confraternización estuvo presente en la jornada de domingo, donde muchos llegaban con algo que compartir con los que permanecieron en las rotondas. Esto se vivió en el segundo anillo y avenida Santos Dumont, donde cerca del mediodía un hombre llegó con helados para refrescar a los que controlaban el lugar.

En provincias también mantuvieron las protestas. En Concepción, pese al anuncio del presidente Luis Arce, ayer continuó el bloqueo de la carretera.

Señalaron que no basta con el discurso, pues exigen que se lo haga por los conductos oficiales. Todos se mantuvieron expectantes de las medidas a seguir.

Comentarios