Escucha esta nota aquí

Venezuela anunció este miércoles la próxima llegada de buques petroleros de Irán con crudo y adelantó que su Fuerza Armada los escoltará al entrar a su zona económica exclusiva, en momentos en que se agudizó la escasez de gasolina en el país caribeño. 

"Estamos listos para lo que sea y cuando sea", afirmó el presidente socialista Nicolás Maduro en una alocución por el canal gubernamental, agradeciendo "todo el apoyo" de su aliado del Medio Oriente en medio de su diferendo con Estados Unidos.

El ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López, dijo más temprano que estaba en contacto con su homólogo iraní para coordinar el arribo de insumos petroleros a Venezuela, al momento de fuertes tensiones entre Washington y Teherán.

"Esos buques, cuando entren a nuestra zona económica exclusiva, serán escoltados por naves, buques y aviones de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para darle la bienvenida", informó Padrino en una transmisión televisada.  

Según reportes de prensa, cinco barcos cisterna zarparon en los últimos días desde Irán y navegan hacia el Caribe venezolano, donde Estados Unidos anunció a principios de abril una mayor vigilancia del crimen organizado, desplegando barcos de combate, entre otras unidades.

Sin embargo, ni Maduro ni Padrino informaron cuándo arribarían los buques a Venezuela.

Un país tiene en su zona económica exclusiva soberanía para la "exploración y explotación, conservación y administración" de recursos, pero terceros Estados tienen "libertades de navegación y sobrevuelo", de acuerdo con la ONU.

Teherán ha advertido de "consecuencias" si Washington impide la entrega de productos petroleros iraníes a Venezuela, donde se ha agudizado la escasez de combustible en medio de la pandemia de Covid-19.

Por su parte, el almirante Craig Faller, que dirige el Comando Sur de Estados Unidos en el Caribe, aseguró el lunes que Washington sigue "con preocupación" las acciones en Irán con relación a Venezuela, aunque declinó hacer comentarios sobre los barcos cisterna. 

Venezuela tiene las mayores reservas petroleras del mundo, pero su producción viene en caída libre en un colapso que expertos atribuyen a políticas fallidas, falta de inversión y millonarios casos de corrupción.