Escucha esta nota aquí

Venezuela aseguró haber frustrado este domingo una incursión marítima de supuestos mercenarios procedentes de Colombia que buscaban "cometer actos terroristas" contra el gobierno de Nicolás Maduro, en una operación que continúa y ha dejado ocho muertos y dos detenidos.

En la madrugada "pretendieron realizar una invasión por vía marítima, un grupo de mercenarios terroristas, procedentes de Colombia, con la finalidad de cometer actos terroristas en el país", que incluían "asesinatos a líderes del gobierno revolucionario", dijo el ministro de Interior, Néstor Reverol. 

La operación "en las playas de Macuto", dejó hasta ahora un "saldo lamentable de ocho personas fallecidas y dos detenidos", informó de su lado el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Constituyente oficialista que rige al país con poderes absolutos.

Reverol dijo además, que el hecho registrado en las costas del estado La Guaira, vecino de Caracas, buscaba "incrementar el espiral de violencia, generar caos y confusión (...) y con ello derivar un nuevo intento de golpe de Estado".

Se incautó una lancha rápida usada en la incursión, seis camionetas, 10 fusiles y dos "ametralladoras (...) robadas del Palacio Federal Legislativo en abril de 2019", afirmó Reverol.

El ministro de Defensa, Vladmir Padrino López, anunció la activación en las "próximas horas" de una "nueva fase del ejercicio Escudo bolivariano", que hará énfasis "en toda la región costera" del país caribeño "para buscar y detectar cualquier otro elemento o célula conspirativa".

El despliegue incluirá "fuertes escudriñamientos por aire, mar y tierra", aseguró Padrino, acompañado por la cúpula militar.

"Vamos a enfrentar con todos los instrumentos que nos garantiza la Constitución (...) con el uso de la fuerza cuando sea necesario para preservar el orden interno", advirtió Cabello desde las escalinatas del Palacio Legislativo, en Caracas, rodeado por varios miembros de la Constituyente.

Mercenarios, terroristas y narcoterroristas

Cabello dijo que "una de las personas fallecidas es el mercenario terrorista apodado Pantera (Robert Colina)", vinculado con el general retirado Clíver Alcalá Cordones, inculpado en marzo por Estados Unidos de "narcoterrorismo" junto a Maduro, con quien rompió en 2013, apoyando más tarde al líder opositor Juan Guaidó.

Por su lado, el gobierno de Maduro acusó Alcalá Cordones de intentar introducir al país un "arsenal de armas" incautado en Colombia el 24 de marzo, con la presunta participación de Guaidó, quien negó los señalamientos.

Cabello indicó que no se descarta que la nueva acción buscara "reivindicar" la fallida insurrección militar del 30 de abril de 2019 con el apoyo de Guaidó, reconocido mandatario interino por medio centenar de países.

También señaló que uno de los dos detenidos "es un narcotraficante, agente de la DEA".

Cabello integra la lista de altos funcionarios y excolaboradores del chavismo con pedido de captura de Estados Unidos, que ofrece recompensa por sus presuntos nexos con el tráfico de drogas.

El gobierno de Maduro ha acusado a Colombia de consentir el entrenamiento de "mercenarios" en su territorio para emprender planes "conspirativos".

Estados Unidos y Colombia, junto a medio centenar de países, consideran "fraudulenta" la reelección de Maduro en 2018.