Escucha esta nota aquí

Los hipermercados estadounidenses Walmart decidieron el viernes volver a poner las armas de fuego y las municiones en sus estanterías, un día después de retirarlas a raíz de las violentas protestas en Filadelfia y a pocos días de unas tensas elecciones presidenciales.

Las manifestaciones que siguieron a la muerte de un hombre negro a manos de la policía en Filadelfia derivaron en disturbios el miércoles, que terminaron con varias detenciones. 

A principios de semana, varios medios locales divulgaron videos de tiendas siendo saqueadas en el norte de esa ciudad, entre ellas un Walmart. 

Como ya había hecho este verano durante las protestas que siguieron a la muerte de George Floyd, un afroestadounidense asesinado por la policía, el grupo decidió nuevamente poner a resguardo las armas de fuego y municiones que vende en cerca de la mitad de sus tiendas. 

Pero "dado que los incidentes quedaron geográficamente aislados, hemos tomado la decisión de volver a poner los productos en las estanterías", explicó el mayor minorista de Estados Unidos en un mensaje enviado a la AFP. 

Ambas decisiones, la de quitar las armas del alcance del público y la de volver a colocarlas, se producen unos días antes de las presidenciales del próximo martes. 

En varias ocasiones Donald Trump, que aspira a un segundo mandato, ha evitado decir si entregará el poder en caso de derrota, aludiendo a un posible fraude debido al voto por correo, ampliamente utilizado este año debido a la pandemia. 

En el centro de Washington, muchos edificios comenzaron el miércoles a proteger puertas y ventanas con planchas de contrachapado en previsión de posibles manifestaciones tras la jornada electoral.