Escucha esta nota aquí

Después de Twitter y Facebook, YouTube anunció el jueves el endurecimiento de sus reglas contra la propagación de teorías conspirativas con fines violentos, en particular QAnon, un movimiento de conspiración pro-Trump que ha avanzado, en medio de las protestas contra el racismo y el clima electoral. 

Las regulaciones de la plataforma de videos de Google en relación a los mensajes de odio y acoso ahora prohíben "contenido dirigido a individuos o grupos de personas con teorías de conspiración que se han utilizado para justificar la violencia en la vida real", dijo un comunicado. 

La red social que tiene 2.000 millones de usuarios mensuales también señaló que ha eliminado decenas de miles de videos vinculados a QAnon y prohibido cientos de canales, en particular por haber "amenazado con usar la violencia" o "negado la existencia de hechos violentos importantes", como el Holocausto.

QAnon es un movimiento de extrema derecha que defiende la idea de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está librando una guerra secreta contra una secta liberal global formada por pedófilos satanistas. 

Nacido en las redes sociales en 2017, ha ganado popularidad gracias a las publicaciones viralizadas en Facebook e Instagram. 

El gigante tecnológico anunció el 7 de octubre la eliminación de todas las cuentas y contenidos vinculados al movimiento en su plataforma principal y en Instagram, incluso páginas que "no contienen contenido violento". 

De hecho, Facebook ha notado que los partidarios de estas teorías de la conspiración pasaron de un usuario a otro para atraer constantemente nuevas audiencias. Sus miembros se hacen pasar por activistas contra la trata de niños y utilizan palabras clave como #SaveTheChildren (salvar a los niños).

A menos de tres semanas de unas elecciones presidenciales en medio de una alta tensión, las plataformas tecnológicas han multiplicado las medidas para pacificar los intercambios y demostrar que no son vehículos de mensajes de odio y desinformación, tras intensas críticas.