Escucha esta nota aquí

El líder opositor cubano Yunior García, promotor de la frustrada manifestación del lunes en Cuba, dijo ayer mantener “las ideas intactas”, en su primer mensaje tras trasladarse inesperadamente a España.

“Llegamos a España, vivos, sanos y con las ideas intactas”, escribió el dramaturgo de 39 años en su cuenta en la red social Facebook. “Muy pronto contaremos la odisea”, añadió, sobre un viaje del que nada había trascendido.

Poco antes, fuentes del gobierno español informaron del viaje, sin más detalles: “Confirmamos que han llegado él y su esposa, con visado de turista”.

García, líder del grupo opositor Archipiélago, se ha erigido en una de de las voces más importantes de la oposición cubana, en la que los artistas han cobrado gran importancia. “Llevo varios días sin comunicación y necesito actualizarme sobre la situación de otros miembros de Archipiélago”, aclaró el artista.

El grupo había responsabilizado ayer al gobierno cubano de la desaparición de García, a quien se le había perdido la pista desde la mañana del martes.

Ese día, Archipiélago advirtió en redes sociales que se desconocía el paradero del dramaturgo y su esposa, la también activista Dayana Prieto, por lo que “los considera a ambos desaparecidos” y exigía “de forma urgente fe de vida”.

Yunior García fue convocante de la protesta del 15 de noviembre frustrada por un gran despliegue de las fuerzas de seguridad.

Generación crítica

“Marchar es un derecho humano, es un derecho constitucional”, había asegurado en una entrevista a mediados de octubre, cuando dijo que deseaba manifestarse por “el cambio” y “la libertad”.

El gobierno comunista lo acusó de estar manejado por Washington, tres meses después de las históricas manifestaciones del 11 de julio.

En respuesta a las acusaciones de trabajar para Washington, respondió: “mi único trabajo es con el Estado, que a mí me paga el Consejo de las Artes Escénicas, con quien trabajo, y que mi salario no llega a los 4.000 pesos (166 dólares)”.

Nacido en Holguín, Yunior García es conocido desde hace tiempo por sus obras teatrales y sus guiones para televisión y cine.

Pero después del 27 de noviembre de 2020, cuando cientos de artistas manifestaron en reclamo de mayor libertad de expresión, asumió otro papel incluso muy a su pesar: se convirtió en el representante de una nueva generación crítica del gobierno.

Comentarios