Las comparsas instalaron tarimas en las calles, donde reciben a los visitantes. En esta jornada se registraron peleas en la zona

28 de febrero de 2022, 19:35 PM
28 de febrero de 2022, 19:35 PM

En el centro de la ciudad, el segundo día de Carnaval se vive con más participación de personas en las actividades carnavaleras. Varias comparsas instalaron tarimas en las calles, donde reciben la visita de otros comparseros y del público en general. 

A la tradicional calle Ballivián, donde se concentran los comparseros, esta vez se sumaron la Cobija, René Moreno, entre otras, como centros de la mojazón, pues las comparsas volvieron a armar sus tarimas, como en el primer día, pero esta vez reciben más visitantes. 

La calle Ballivián hoy luce más repleta que en el primer día. Los comparseros se dan cita en el lugar para compartir con los vecinos y bailar al son de la música. Mientras la calle Calleja, uno de los espacios de los carnavaleros, se encuentra cerrada, con el fin de evitar daños al equipamiento público. Los gendarmes municipales son los encargados de hacer cumplir la restricción.

La reina del Carnaval 2022, Dayana I, estuvo en la tarima de los coronadores, pero a diferencia de ayer, se retiró del lugar más temprano. Según informaron sus allegados, debido a un agotamiento físico. 

Por su parte, el alcalde de la capital cruceña, Jhonny Fernández, también se dio cita en el centro de la ciudad. La autoridad recorrió la zona sin ocupar barbijo y estuvo acompañado del secretario municipal de Salud, Roberto Vargas, quien también dejó de lado este elemento de bioseguridad. 


Foto: El alcalde Jhonny Fernández recorre las calles del centro de la ciudad en el segundo día de mojazón (foto: Jorge Gutiérrez). 

En el centro, entre grupos de jóvenes se registraron peleas, lo que ha generado malestar en algunas zonas. Aunque fuera del Casco Viejo los negocios están cerrados y las calles lucen con pocas personas. Hay vehículos que circulan por distintas zonas repletos de barro, una medida que aplican los propietarios para evitar que los comparseros dañen los motorizados con pintura.