Escucha esta nota aquí

En un comunicado, el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz informó ayer que la sucesión hereditaria Mesa-Gisbert “cumplió la normativa en el pago del Impuesto Municipal a la Transferencia (MIT)”, por la venta de un inmueble ocurrido hace 10 años.

El comunicado surgió luego de que el concejal Jorge Silva, del MAS, aseguró que el municipio paceño obligó a Mesa a cancelar “la evasión tributaria” por la venta de un departamento en 2009 al ex coronel de la Policía Gonzalo Medina acusado de estar involucrado con personas ligadas al narcotráfico, ya que se había detectado que el inmueble no era de 120 metros cuadrados sino de 154,2 metros cuadrados.

Silva dijo que la familia Mesa declaró una minuta de $us 19.082, cuando el valor catastral era en realidad de $us 28.074, es decir, que la operación tributaria se hizo con una diferencia de $us 10.000 en contra que debía cancelar.

El comunicado de la Alcaldía de La Paz se refiere a las “falsas afirmaciones de concejales del MAS” e informa que “la sucesión cumplió la normativa en este tipo de casos luego de un proceso administrativo”. Añade que “fue concluido en virtud del pago total del adeudo tributario”.

EL DEBER intentó comunicarse con la dirigencia de Comunidad Ciudadana, para conocer su versión pero no hubo respuesta. Por su parte, el alcalde Luis Revilla anunció la anterior pasada un viaje a Nueva York.

Tags

Comentarios