Escucha esta nota aquí

Los aportes de empleados públicos son un elemento clave para los presupuestos de campaña de los partidos. En esto el MAS aventaja de lejos a sus oponentes.

Oficialmente, el vicepresidente del MAS, Gerardo García, reportó el miércoles que el partido oficialista presentó un presupuesto de Bs 2 millones al Tribunal Supremo Electoral. El viernes, en declaraciones a EL DEBER, rectificó que “se podría llegar a Bs 5 millones”.

Sus afirmaciones podrían no contabilizar todos los aspectos. El vicepresidente Álvaro García Linera señaló que el MAS tiene un millón de militantes. En un ejercicio matemático simple, si cada uno de ellos aportara Bs 5 se igualaría el monto que plantea el dirigente García.

El ‘Vice’ manifestó que en ministerios y otras dependencias estatales el MAS tiene a 20 mil funcionarios públicos. No es un secreto que ellos realizan aportes, según admitió en algún momento el ministro Javier Zavaleta o el presidente de la cámara de diputados, Víctor Borda, pero que son “absolutamente voluntarios”. Esto contrasta con la versión de funcionarios de distintas reparticiones estatales, que denunciaron que sí son conminados a aportar.

“Se ha demostrado en las primarias que el único partido que tiene mayor militancia y presencia en todo el territorio nacional es el MAS y eso implica que tenemos mayores posibilidades de reunir aportes, pero bajo la condición de que sean voluntarios, no obligatorios”, dijo.

La ley electoral hoy es más rigurosa y señala que la única forma de financiamiento posible para las campañas son los aportes de los “militantes y simpatizantes”. No pueden haber contribuciones extranjeras, institucionales, ni de otra naturaleza.

El candidato de Bolivia dice no, Óscar Ortiz, dijo que su alianza presupuestó Bs 1,5 millones. Como segunda fuerza nacional, recordó que tienen 350 mil militantes, “muchos de ellos nos ayudan, aportan, colaboran”.

Hace poco, dijo, la alianza realizó una rifa con dos vehículos de premio y logró recaudar Bs 3 millones. Esas actividades, en las que participan los militantes, se hacen en los departamentos.

La gran pregunta, para él, es cómo los partidos que no tienen esa estructura partidaria, como Comunidad ciudadana, pueden recaudar fondos.

De hecho, el jefe de campaña de la fuerza política que postula al expresidente Carlos Mesa a la presidencia, Ricardo Paz, explicó que su estrategia se basa en un postulado: “Deberemos poco a muchos financiadores, y no deberemos mucho a pocos”

El dirigente de Sol.bo, José Luis Bedregal, explicó que en su partido “los militantes, por estatuto aportan, y buena parte de los trabajadores de la Alcaldía son militantes. La dirección define el fin de esos recursos, capacitación, pauta, etc. No hay porcentajes (de aporte) en la coalición, eso lo administra el partido y va a lo que haya que contribuir”.

Comentarios