Escucha esta nota aquí

Llega el 6 de agosto y se hace interesante dar una mirada al parque automotor nacional, su edad y su ritmo de renovación. Cada año ingresan al país un promedio de 60.000 vehículos de cuatro ruedas y 120.000 motocicletas, para un total de 180.000 motorizados registrados y que gestión se incorporan al tránsito en las calles, avenidas y caminos del país, según datos proporcionados por la Cámara Automotor Boliviana (CAB).

El parque automotor del país es de 1.910.071 vehículos, y usando una regla de tres simple se puede deducir que los 180.000 vehículos importados al país representan un crecimiento anual del 9,42%. Este porcentaje incluye vehículos nuevos y de hasta un año de antigüedad que pueden ingresar según lo permitido por la norma boliviana.

Luis Encinas, gerente general de la CAB, detalló que de los 60.000 vehículos de cuatro ruedas que ingresan cada año, unos 50.000 son nuevos y 10.000 tienen un año de edad. El gerente de la CAB aclaró que, si bien hay 1,9 millones de motorizados en el país, unas 500.000 unidades son motocicletas, las cuales separa a fin de hacer este desglose: “Tenemos entonces que, vehículos de cuatro ruedas son en realidad alrededor de 1.415.155. De esta última cantidad, 164.547 vehículos tienen entre 0 y 2 años, 208.878 entre 3 y 7 años, 121.524 entre 8 y 9 años y 920.206 motorizados con más de 10 años de antigüedad. Estos 920.206 vehículos representan el 65% del parque automotor, al que podemos calificar de obsoleto y contaminante”, expresó el gerente.

El parque automotor está compuesto o dividido en tres ítems: los vehículos de servicio particular, los de servicio público y los de servicio oficial (los de las instituciones del Estado). Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 92,8% del parque automotor está registrado como servicio particular, el segundo en importancia es el de servicio público con 5,5%, en tanto que el servicio oficial alcanzó a 1,8%.

Por su lado, Encinas detalló que, de los vehículos particulares, que son aproximadamente 1.350.000, el 35,27% tiene entre 1 y 10 años y el 64,73% más de 10 años. Del total de vehículos de servicio público, que son alrededor de 102.000, el 74,28% sobrepasa los 10 años y el 25,74% es menor a 10 años. El ítem de vehículos oficiales es el que tiene el mayor porcentaje de unidades nuevas, porque de las 20.327 que circulan en el país, el 62,46% tiene entre 0 y 1 años y el 37,54% más de 10 años.

Encinas evita hablar del ritmo de renovación del parque automotor, porque a su criterio, hasta que se aplique una política que contemple el descarte de motorizados antiguos no es posible referirse al tema con propiedad. “Será muy difícil que nuestro parque automotor se renueve, es más, por mucho tiempo continuará obsoleto y contaminante, con el agravante de que no hay un descarte de vehículos como sucede en otros países, donde las unidades que llegan a cumplir un ciclo de vida mayor a 10 o 15 años son eliminadas, trituradas y recicladas”, resaltó.

Los SUV mandan en las importaciones Si se toma en cuenta las importaciones realizadas en 2018, se nota claramente que los vehículos SUV (Vehículo Utilitario Deportivo) son los más demandados en el territorio boliviano con 17.745 unidades, seguidos por los automóviles con 10.390, los utilitarios con 8.850 y las camionetas con 6.836. Entre estos cuatro tipos de motorizados, suman 43.821 unidades de un total de 48.076 vehículos o km importados en 2018. El resto son camiones (2.414), minitrucks (711), furgones (446), buses (364), volquetas (299) y tractocamiones (21). El mismo año, se importaron 10.312 vehículos usados, manteniéndose los SUV en el lugar más alto con 2.952 unidades, aunque los automóviles tienen una cantidad similar llegando a 2.945 unidades. Luego están las camionetas que son 1.136, los tractocamiones 1.204, los utilitarios 351, camiones 545, buses 348, minitrucks 101, volquetas 73 y furgones 55 unidades.

 

Bolivia, un receptor de camiones usados

Un aspecto que preocupa a la Cámara Automotor Boliviana es la elevada cifra de camiones usados que ingresan al país. Solo en 2018 entraron 1.850 unidades viejas entre tractocamiones (1.204), camiones (545) y minitruck (101). El gerente de la CAB hizo notar que Bolivia es considerada el mayor importador de camiones usados del mundo y es un aspecto que debe ser revisado, tomando en cuenta la subvención del Gobierno a los combustibles. “Bolivia, para mantener el precio del combustible tiene una subvención de Bs 1.890 millones al año, de este total el diésel se lleva el 85% de la subvención y la gasolina el 15% restante”, aclaró. Según el INE, el valor de las importaciones de gasolina y diésel pasó de $us 1.109 millones en 2014 a $us 1.250 millones en 2018

Comentarios