Escucha esta nota aquí

Tres fotografías tomadas con algunas semanas de diferencia confirman la misma situación: el panorama político rumbo a las elecciones del 20 de octubre es favorable al oficialismo, que lidera los encuestas con una ventaja de entre el 8 y el 15% respecto al segundo, Comunidad Ciudadana. El cuadro principal se completa con dos situaciones: alrededor de un 20% de los votos entre indecisos y descontentos y un tercer postulante anclado alrededor del 10%: Óscar Ortiz, postulante por Bolivia Dice No.

El resto de las fuerzas deberá luchar para no perder la sigla. Tienen altas probabilidades de desaparecer partidos históricos como el MNR, PDC o UCS. A estas se sumarían las ‘nuevas’: Frente Para la Victoria, Pan-Bol y el Movimiento del Tercer Sistema. Las seis tiendas están por debajo del 3% en la intención de votos.

Hasta el momento se han conocido tres encuestas con alcance urbano-rural. La primera en difundirse fue la realizada por CiesMori para EL DEBER. En ella, Evo Morales lideraba con un 37%, contra un 26% de Carlos Mesa, y Óscar Ortiz, con un 9%. Había una ‘bolsa’ de indecisos y descontentos que sumaba 21 puntos, con más énfasis en los descontentos que en los indecisos. Este muestreo, realizado sobre la base de 2.015 entrevistas, se difundió el 21 de julio.

El segundo flashazo fue de Mercados y Muestras para Página 7. Dio como resultado a Evo Morales con un 35% de intención de voto, Mesa con un 27% y Ortiz con un 11%. Fue presentada el 4 de agosto y arrojaba un 23% de votos entre blanco y nulo e indecisos. Se realizó en 41 ciudades y localidades.

La última -no la única, puesto que hubo encuestas estrictamente urbanas que daban una tendencia similar- fue realizada por Viaciencia para un conglomerado de medios televisivos. Presentada el 12 de agosto, es la que mayor ventaja le da a Morales, 17 puntos, (Evo Morales 39,1%, Carlos Mesa 22% y Óscar Ortiz 9,5%). Con estos datos, a 65 días de celebrarse los comicios, lo más probable es que Evo Morales vuelva a ganar las elecciones en primera vuelta, pero con menor porcentaje incluso que en 2006, cuando obtuvo un 53,7%, la menor de sus victorias.

Reacciones

Manuel Canelas, ministro de Comunicación, considera que las últimas encuestas muestran que el MAS ganaría en primera vuelta. “Nadie se acerca a una urna y vota indeciso”, dice. Cree que la tendencia incluso le daría al oficialismo un triunfo con relativa holgura, aunque advierte que su partido nunca se ha fiado demasiado de los estudios y que asumen que deben trabajar mucho en la campaña para consolidar una victoria.

Vania Sandoval, postulante a primera senadora por Santa Cruz en Comunidad Ciudadana, advierte que las encuestas no son comparables entre sí -solo se pueden comparar olas de encuestas hechas por una misma empresa y con idéntica metodología. Dice que la campaña para ellos recién ha empezado, que han comenzado a difundir sus ideas puerta a puerta y no es comparable con partidos y organizaciones políticas que llevan años en campo político y que cuentan incluso con instituciones para apoyar su labor.

Para Óscar Ortiz, postulante por BDN, las encuestas muestran a un Evo Morales con mucha menor intención de voto que antaño, a un Carlos Mesa que cae y queda fuera de competencia y a ellos, “los únicos que crecemos”. Para Ortiz, solo queda redoblar esfuerzos para ‘pescar indecisos’, para reclutar a los que no quieren estar ni con Morales ni con Mesa.

Para el sociólogo Julio Córdova, esta tendencia se puede cimentar en tres errores de cálculo de la oposición: Evo Morales parte de un piso electoral de alrededor del 35%, a solo 5% de ganar en primera vuelta; no hay percepción de crisis económica y cuando esto sucede, la tendencia a reelegir al oficialismo es alta, y en el 2018, las encuestas que mostraban a Mesa con más del 30% de intención de voto eran sólo urbanas. “No se calibró la influencia del voto provincial y rural a favor de Evo”, opinó el catedrático de la UMSA.

Comentarios