Edición Impresa

67 años y con el objetivo de servicio renovado

Editorial El Deber 11/2/2020 03:00

Escucha esta nota aquí

El compromiso con su pueblo ha sido la impronta de EL DEBER desde el primer día de circulación. Primero con las luchas cívicas por las regalías, en la década de los 50, y después con cada capítulo de la historia nacional. La última muestra fue la presencia permanente de este grupo multimedia, a través de todas sus plataformas, durante la emblemática epopeya de las pititas que terminó con un gobierno que se había alejado de sus principios iniciales.

Ha sido ese compromiso el que ha permitido que el Grupo EL DEBER sea considerado el más importante del país, en sus ediciones impresas, en su página digital y en la radio, lo que permite llegar a una audiencia mensual de más de cinco millones de personas, tanto dentro como fuera del país.

Llegar a los 67 años de vida de esta casa periodística ha significado adaptarse a los vertiginosos cambios de la comunicación a escala mundial. Primero, rediseñando sus páginas; después incursionando en el espectro radial y, finalmente, pisando fuerte en el ámbito digital, a sabiendas de que no hay un día en que no se esté trabajando para convertir a EL DEBER en un medio versátil y capaz de entender las necesidades de sus lectores y oyentes, a fin de mantenerse al servicio de la sociedad.

En la comprensión de que una plataforma digital debe estar innovando constantemente, en los últimos meses se lanzó el streaming o video digital y en los próximos meses habrá más transformaciones porque lo que cuenta es que el público de todas las edades encuentre lo que necesita en cada uno de los espacios que ofrece esta casa periodística.

El principio fundamental de EL DEBER es la búsqueda de la verdad, siempre con la firmeza en el compromiso con la libertad y la democracia. En esta convicción, el grupo multimedia se ha enfrentado a más de una traba de parte de los poderosos de turno. La fuerza de las convicciones y el amor por el periodismo permiten que esta empresa se mantenga incólume y con el objetivo siempre renovado de servicio y dedicación plena a contribuir para que los bolivianos -estén donde estén- tengan condiciones adecuadas para desenvolverse y desarrollarse como merecen.

Este 2020, EL DEBER se renueva y comienza un nuevo año con la humildad de quien sabe que aún queda mucho camino por recorrer y aprender. La industria de la comunicación es la más disruptiva en este momento y esta empresa se siente orgullosa de ser innovadora, porque es consciente de que el crecimiento de las audiencias, el apoyo de los lectores y radioescuchas, así como la fe que la sociedad boliviana tiene en EL DEBER son la mejor recompensa a cualquier esfuerzo realizado.

EL DEBER nació en la década de los 50, cuando Santa Cruz lideraba la lucha nacional por las regalías. Sesenta y siete años después, este mismo departamento es el principal actor económico y político del país. Esta casa periodística acompañó todas las etapas de la historia nacional y reivindica su compromiso para seguir escribiendo las páginas del destino de Bolivia; a ello se suma la gratitud hacia quienes tienen a esta empresa como el referente de la información y de la verdad, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.