Opinión

Acaso hubo fraude

El Deber logo
4 de noviembre de 2019, 3:26 AM
4 de noviembre de 2019, 3:26 AM

Álvaro Puente

No se resignan. No pueden aceptar que su fraude sea tan burdo que todo el mundo lo reconozca desde lejos. Todo su comportamiento ha sido un permanente engaño y están seguros de que nadie se da cuenta.

Cuando mostraban el 84% del cómputo se asustaron. Entraron en pánico porque al paso que llevaban se les venía encima una segunda vuelta ¿Qué hacer? No se les ocurrió mejor idea que parar el trabajo para reencauzarlo. Pararon el cómputo. No tenían preparada una explicación, pero no les quedaba otra. Había que arreglar los datos antes de que se les derrumbara encima toda la casa del pueblo.

Después de 20 horas de trabajo frenético, pero sin cómputo, volvieron. Misteriosamente, los resultados ya no eran los mismos que nos habían dejado antes. No quisieron más el famoso TREP que lee automáticamente fotos de las actas reales. Necesitaban armar ellos los datos con cuidado. Ahí empezó la locura. Introducen actas sin firmas de ningún responsable. Digitan actas con más votos para su partido que los votantes de la mesa. Miles de actas las introducen con los resultados cambiados. Qué coincidencia, en muchas actas faltan votos, pero siempre los pierde Comunidad Ciudadana. Si sobran, siempre es en beneficio de Evo Morales. Hasta la bancada parlamentaria masista crecía como la espuma.

Cundía el olor a podrido. Llegó un momento en que los veedores de la OEA y los de la Unión Europea no pudieron disimularlo. Muy diplomáticos, no podían llamar a las cosas por su nombre, pero con todo disimulo informaron que había razón para el malestar.

Cuando los especialistas en sistemas estudiaron el proceso descubrieron suciedad en todo. El manoseo era grosero. Dieron datos. Mostraron papeles y números. Contaron miles de actas y votos que nadie podía explicar y que nadie podrá nunca comprender.

Entonces reventó la ira popular. Una marea de rebeldía lo fue inundando todo. Empezamos a darnos cuenta de que el Gobierno y su partido siempre habían sido un monstruoso fraude. Fue fraude lo que nos dijeron y lo que fueron. Fue fraude cada campaña electoral y cada discurso de los 14 años. Fueron fraude sus planes de gobierno, su proceso de cambio y, uno a uno, sus informes. Fue fraude su defensa de los indígenas y su dedicación a los pobres. Fue fraude el brillo de su economía. Fueron fraude el crecimiento y el desarrollo. Fueron fraude todos sus altos Tribunales y su justicia. Fue fraude su obediencia a la voluntad del pueblo. Fue fraude su habilitación. Ahora es fraude su triunfo.

Son engaño. Son teatro y son pose. Nunca han dicho con verdad lo que son y lo que buscan. Todo es fraude porque ellos son mentira. Es fraude su patriotismo. Es fraude su honradez. Es fraude cada una de sus sonrisas y cada apretón de manos.

Tags