Edición Impresa

OPINIÓN

Actualización normativa para el sistema de salud

7/5/2020 03:00

Escucha esta nota aquí

Mario Andrés Antezana Pérez – Politólogo

Existen varios retos para organizar el sistema fragmentado de las prestaciones del sistema de salud, entre uno de tantos, es que los juristas y otros actores sociales planteen o desarrollen alternativas teóricas y normativas que simplifiquen el complejo andamiaje de la salud pública. En Bolivia existen tres tipos de servicios de salud (seguridad social, el sistema público universal y los privados). 

El primero es para trabajadores (y sus dependientes) del sector económico “formal”, cuyo segmento de la población es beneficiaria de cobertura médica temporal administrados por “cajas de salud” (denominativo más común), que se financian con aportes patronales, aportes de sus afiliados o contribuciones voluntarias por personas naturales o jurídicas. Este servicio, es conocido como “seguridad social a corto plazo” y está bajo tuición del Ministerio de Salud, es decir su naturaleza institucional no es propiamente privada. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de Bolivia, hasta el año 2016 alrededor 4.194.936 habitantes (38%) tenía este tipo de protección social. 

El segundo tipo de servicio, es el sistema salud público universal, que brinda atención gratuita a la población que no tiene ningún seguro médico: trabajadoras a cuenta propia, gremiales, agricultores, transportistas, etc.

Algunas estimaciones (Ministerio de Salud), dan cuenta que alrededor de la mitad de la población nacional, potencialmente es la que accede a los servicios del sistema público. Los gobiernos municipales, están encargados de dotar a los establecimientos de salud de primer y segundo nivel de su jurisdicción, servicios básicos, equipos, mobiliario, medicamentos y demás suministros. 

En el caso de los establecimientos de salud del tercer nivel, las gobernaciones son las encargadas de proveer también servicios básicos, equipos, etc. Estos tres niveles, se diferencian básicamente por sus prestaciones y productos, ejemplo: el tercer nivel ofrece servicios de especialidad (atiende enfermedades del sistema digestivo, respiratorio, etc.) y a su vez su infraestructura hospitalaria es más compleja. Para complicar un poco más las cosas institucionalmente, el pago de sueldos y salarios a los galenos, lo hace en su mayoría otro nivel de gobierno (El central y no así los niveles sub nacionales) con recursos captados por el Servicio de Impuestos Nacionales (SIN). Respecto al rol del Ministerio de Salud, este ejerce la rectoría y regula la política sanitaria. Mientras que los Servicios Departamentales de Salud (SEDES) funcionan como la autoridad institucional de salud en cada departamento y son instancias desconcentradas de las gobernaciones. 

Por último el tercer tipo de servicio, son los seguros de salud privada (ofrecidos por compañías), podría estimarse que menos del 3% de la población nacional es usuaria de servicios prepago. También se puede acudir a clínicas privadas, o consultas médicas de acuerdo a la posibilidad económica del interesado. 

Vamos al punto: Cada SEDES departamental tiene dinámicas territoriales e institucionales, sin embargo estas instancias han sido creadas por el Ds. Nº 25233 de 1998, es decir por un reglamento de hace más de 20 años. No obstante, el año 2009 se aprobó una nueva Constitución, que fundó un Estado con características más compuestas (Estado con autonomías). El dilema radica en que a la fecha, la normativa de salud se asienta entre normativa pre constitucional (leyes y reglamentos previos a la Constitución del 2009) y normativa post constitucional (después del 2009). 

Están cohabitando dispositivos normativos configurados en distintos contextos ¿Cómo puede haber un sistema de salud funcional e institucionalmente más integrado, si sus componentes normativos obedecen a distintas coyunturas jurídicas?Los reglamentos de salud entre los años 1998 y 2009, estaban configurados para un Estado (solo descentralizado a nivel municipal), donde las ex prefecturas (ahora gobernaciones), se constituían en dependencias muy ligadas al Órgano Ejecutivo del gobierno central. Después del establecimiento del Estado actual ─con autonomías─, las gobernaciones poseen cualidad gubernativa, órganos (ejecutivo y deliberativo), con facultades legislativas, reglamentarias y ejecutiva. Es muy distinto un Estado descentralizado y un Estado con autonomías ¿Por qué los SEDES, son la autoridad de salud en el departamento?, siendo que nuestro marco jurídico establece igual jerárquica entre gobernaciones y municipios.

La normativa actual posibilita la aplicación de mecanismos de coordinación entre niveles de gobierno en pos de la salud (Convenios, Consejos Sectoriales, otros), por ello existen relaciones interinstitucionales e intergubernativas (Entre Ministerio Salud, gobernaciones, municipios). 

Pero si se adecuara la normativa de la antigua Constitución, a la actual, bajo una visión sistémica (procedimientos, protocolos, otros), probablemente influiría en el orden del servicio. La fragmentación del sistema de salud, obedece una buena parte a normativa preconstitucional, por lo que es imperante la necesidad de establecer un nuevo marco normativo adecuado al Estado actual, y así mejorar un sistema amado por pocos y aborrecido por otros.

Comentarios