Opinión

Acuerdos para modernizar el transporte

El Deber logo
2 de agosto de 2017, 4:00 AM
2 de agosto de 2017, 4:00 AM

Santa Cruz de la Sierra no puede seguir con la mayor parte de los micros que tiene, el desorden del tráfico por sus calles y avenidas, la carencia de paradas claramente definidas, la insuficiente señalización vial y la falta de parqueos. Tampoco puede aspirar a reordenar el tráfico vehicular sin considerar al peatón como la prioridad y sin tomar en cuenta que, al ser el corazón del Área Metropolitana, necesita un sistema de transporte que integre a los municipios vecinos.

Ninguna acción coyuntural e improvisada ayudará a modernizar el transporte, que continúa casi como en los años en los que la capital económica del país tenía miles de habitantes menos. Las decisiones deben evitar ser parches para atender una problemática compleja y no aplicarse al calor del entusiasmo pasajero, por protagonismo político o para aplacar las críticas constantes al deficiente servicio. Mientras la urbe más poblada del país padece un rezago lamentable, otras como La Paz han conseguido en los últimos años un progreso notable con la habilitación de distintas opciones de transporte como el teleférico y buses municipales nuevos. Con la mirada fijada en los intereses del peatón, hace unas semanas la sede de Gobierno estrenó una vía de uso exclusivo para los ciclistas.  

En medio de un panorama desalentador por la falta de acciones firmes de reordenamiento del tráfico, la semana pasada Jica ha mostrado el camino para tener un transporte como lo merece Santa Cruz. El plan entregado por la cooperación japonesa detalla demandas de los vecinos en función de sus usos y costumbres. Hay datos novedosos, como que el 42% de la gente circula en micro. En segundo lugar lo hace por medios no motorizados, es decir, a pie o en bicicleta. 

El plan japonés propone que Santa Cruz destine hasta 2035 alrededor de $us 1.394 millones para tener infraestructura vial y de drenaje adecuados. Implica, entre otras acciones, construir tres puentes para cruzar el Piraí, nuevas avenidas, ciclovías, parqueos y rutas exclusivas para micros. En el corto plazo, con $us 120 millones se puede avanzar en una solución básica.  

La propuesta de Jica ha sido bien acogida por los tres niveles de gobierno, más allá de algunas observaciones que podrían enriquecerla. Lo que se espera a continuación es que el Gobierno departamental, el municipal y el nacional establezcan acuerdos y se pongan manos a la obra para conseguir el financiamiento que solucione, por fases, la problemática de la movilidad. 

Tags