24 de febrero de 2024, 7:00 AM
24 de febrero de 2024, 7:00 AM



La Cámara de Diputados ha sido testigo de una bochornosa sesión en la que los asambleístas ni siquiera lograban ponerse de acuerdo en el orden del día. Mientras la corriente oficialista buscaba priorizar la aprobación de créditos internacionales para diferentes proyectos, los opositores exigían considerar primero el tema de la prórroga de magistrados del Poder Judicial.

En medio de gritos, empujones y agresiones físicas, la sesión aprobó el proyecto de ley que viabiliza un crédito de la CAF, aunque líderes de la oposición ponen en duda la transparencia del proceso y hasta el mismo resultado de la votación. A este ambiente caldeado se suma la presión de personas apostadas en las afueras del hemiciclo que exigen la aprobación de los créditos.

En estas condiciones de polarización extrema, es imposible que los asuntos vitales que están sujetos de aprobación reciban el tratamiento adecuado de parte de los asambleístas. La violencia está prevaleciendo sobre la razón, lo que aumenta la incertidumbre del pueblo boliviano, ya afectado por factores económicos, políticos y sociales que alteran la vida cotidiana.

Algunos diputados y diputadas pretenden imponer sus consignas a la fuerza, atropellando la dignidad de sus colegas e incluso agrediéndolos físicamente con saña. Estos actos de violencia no pueden pasarse por alto; toda agresión, leve o grave, debe recibir el castigo o amonestación que señale la normativa. Según se puede observar en los videos de la bochornosa sesión, las agresiones de la diputada Gloria Callizaya contra su colega Mayra Zalles son censurables por el grado de violencia empleado. Se deben investigar todos los hechos y amonestar a los responsables sin importar el color político de los agresores.

Lo que no se debe hacer es echar más leña al fuego, llevando los conflictos a un campo que no corresponde, como hizo el presidente Arce, que indirectamente defendió a la diputada Callizaya, insinuando que ella fue la agredida por el hecho de llevar pollera. No parece responsable apañar un acto de violencia con una supuesta provocación de tinte racista. Todo indica que la polarización política de la Asamblea trasciende las diferencias de raza de sus integrantes.

En medio de estas trifulcas, lo que sufre es la confianza en la Asamblea Legislativa para llevar adelante el tratamiento de leyes que son de vital importancia para el país.

El proceso de preselección de postulantes a magistrados, por ejemplo, debe llevarse a cabo de manera transparente y en el menor tiempo posible para devolverle la credibilidad a un Poder Judicial muy desprestigiado. Pero el clima politizado y beligerante de Diputados ya resulta un mal augurio para potenciales candidatos idóneos y probos, que no están dispuestos a postularse en estas condiciones para no someter su trayectoria profesional al manoseo político.

Por otro lado, la aprobación de créditos internacionales, que es lo que los arcistas quieren lograr por encima de un supuesto boicot del ala evista del MAS, también tiene una importancia y urgencia en la presente coyuntura económica, marcada por la escasez de dólares y el desabastecimiento de combustibles. El mencionado proyecto aprobado posibilitará la construcción del tramo carretero Caracollo-Colomi. Asimismo, están pendientes de aprobación otros seis proyectos que dependen de créditos millonarios, en áreas de infraestructura vial, salud, electrificación y desarrollo. Sectores empresariales han expresado su deseo de que estos proyectos se aprueben para darle un respiro a la economía nacional.

El tratamiento de estos asuntos continuará la próxima semana. Será necesario que se reconduzca el debate con la madurez democrática que demanda este momento crítico en la vida del país.


Tags