10 de diciembre de 2022, 7:00 AM
10 de diciembre de 2022, 7:00 AM

La sexta ola ya llegó y viene con fuerza. Cuando se pensaba que la pandemia por coronavirus estaba controlada, centenares de personas contagiadas engrosan los números de las estadísticas, sobre todo en Santa Cruz.

El crecimiento del contagio está siendo casi exponencial. El pasado jueves, los datos oficiales daban cuenta de 942 nuevos casos positivos de covid-19 en Santa Cruz preocupando a las autoridades de salud. Como es de conocimiento público, dos nuevas subvariantes de ómicron han llegado a Bolivia y con alto nivel de transmisión, aunque no así de letalidad. Sin embargo, al relajar las medidas de bioseguridad y ante la poca preocupación de la ciudadanía de no vacunarse con los refuerzos previstos ni tampoco cuidarse, el descontrol de la pandemia es inminente.

Cabe mencionar, como antecedente, que ya se acumulan 1,1 millones de casos de covid-19 y más de 22.200 muertos desde que comenzó la pandemia en Bolivia en marzo de 2020.

Sin el afán alarmista, pero sí con la advertencia de tomar los suficientes recaudos para evitar la propagación de la enfermedad urge tomar nuevas medidas de parte de las autoridades.

El Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED) se reunirá para evaluar la situación y tomar medidas de restricción. En salud la prevención vale más que cualquier remedio, es por ello que instamos a los responsables de familias, instituciones públicas y privadas, sindicatos y agrupaciones varias a renovar los esfuerzos para evitar la propagación del contagio, cuidar la salud de todos y no tener que paralizar o restringir actividades o espacios antes de fin de año. Entre las determinaciones del COED se analiza volver al uso obligatorio del barbijo, tanto para espacios abiertos como para los cerrados.

A pesar de las campañas y la insistencia de las autoridades en salud, los bajos porcentajes de vacunación contra el covid-19 son alarmantes. En una época del año marcada por un impulsivo movimiento comercial, los pronósticos son más que reservados. 

El cuidado exhaustivo y la aplicación de refuerzos en la vacunación son las medidas más urgentes para bajar la curva de contagios y brindar seguridad a la población en general.

Reiterar el uso obligatorio del barbijo, el constante lavado de manos, evitar las aglomeraciones y ventilar los espacios cerrados, son recomendaciones archiconocidas, aunque no siempre cumplidas, pero a su vez la vacunación a personas desde los 5 años deberá ser moneda corriente en las próximas horas. El porcentaje de vacunación en Bolivia es uno de los más bajos del continente. Es por ello que no se llegó a la inmunidad de rebaño que supuestamente se conseguiría al superar el 70% de los vacunados. 

Las vacunas tienen fecha de vencimiento no solo para su aplicación, sino dentro del organismo. Por lo tanto, las primeras ya cumplieron su ciclo y son necesarias la tercera y la cuarta dosis. Se intenta elevar la cobertura porque hay un 76% de la población vacunable con la primera dosis, el 65% con dos aplicaciones, el 21% tiene tres dosis y un 12% con cuatro dosis. Es decir, casi el 90% de la gente vacunada no tiene el esquema completo de vacunación contra el covid-19. Un dato casi oculto en la información oficial. Lo que sabemos es que el pico de la ola será a mediados de enero y se estima que habrá entre 4.000 y 6.000 contagios diarios en todo el país. Quedan acciones pendientes y eso depende de cada uno de nosotros.

Tags