Opinión

Algo más sobre el parque ecológico

Escucha esta nota aquí

Tal vez resulte pertinente que “las queridas vecinas y los queridos vecinos” conozcan –ahora que el tema está en debate– que el 30% de los terrenos que conforman el Parque Ecológico o Autonómico pertenecen al dominio privado de unas cuantas familias y que no es evidente que el municipio los hubiera consolidado, porque para que ello suceda es menester que los propietarios transfieran sus derechos de propiedad obligados por la expropiación decretada en 1992.

Desde la fecha de referencia dichos propietarios han activado de manera continuada, sin intermitencias, sus demandas para el pago de indemnización conforme a ley, recibiendo como toda respuesta un olímpico silencio administrativo como clara demostración de una ineficiencia funcionaria que amerita proceso aparte. La gente cuestiona la retardación existente en los estrados judiciales donde hay causas que tardan hasta una década en ser resueltas, lo cual es nada en comparación con algunos procesos que se sustancian en sede administrativa de nuestro municipio donde, como en el caso de las víctimas expropiadas por el Parque Urbano, llevan más de cinco lustros sin que salga humo blanco.

En nombre del interés público, el municipio no ha trepidado al ‘quitar’ tierras a los particulares para implementar sus planes de desarrollo urbano e inaugura obras  y corta cintas para granjearse el aplauso y el voto de los vecinos. En teoría, el municipio no podría ejercer ningún acto de disposición sobre bienes ajenos, pero en la práctica lo hace amparado en su poder normativo, que le faculta expropiar por necesidad y utilidad pública. Y sin más requisito inicia, prosigue y concluye sus obras pasando por encima del propietario, a quien deja en total estado de indefensión por cuanto este no puede solicitar auxilio al Poder Judicial mientras no agote la vía administrativa.

Frente a la necesidad que tiene el municipio de efectuar la consolidación del sexto anillo con peligro de afectación del cordón ecológico y del cambio de uso de suelo del Parque Urbano (afectado con anterioridad por la Quinta Municipal), suponemos que los propietarios no se quedarán de brazos cruzados y opondrán a la ejecución de las obras planificadas todas las medidas cautelares que les franquea la ley hasta obtener la compensación económica pendiente. Incluso el embovedado (tapado) del canal de desagüe del cuarto anillo, zona oeste, será objeto de bloqueos porque fue construido sin el previo pago de indemnización. Con tales antecedentes, sería interesante que los ambientalistas que protegen el cordón ecológico coadyuvaran con su movilización las acciones que habrá de tomar cada propietario, en el entendido de que, lo que hoy constituye despojo para unos, mañana no sea una amenaza para todos, porque las expropiaciones continuarán en progresión geométrica. 

Comentarios