Edición Impresa

Algunos mensajes que están flotando en el ambiente con el Covid19 en el sistema planeta

12/5/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

Mauricio Casanovas Sainz

Más de doscientos sesenta mil fallecidos en el planeta y más de tres millones setecientos mil infectados en el mundo, según la Universidad Johns Hopkins (Baltimore, EE.UU.) hasta el 7 de mayo del 2020 y al parecer todo comenzó en la naturaleza que es un subsistema del Sistema Planeta denominado también Gaia, que se caracteriza por el balance y el equilibrio que fue violentado y destruido por el que se supone es el más inteligente de los seres que cohabitan en la naturaleza y es el homo sapiens.

Gaia es un sistema energético con vida plena, que vibra desde el centro de la tierra con los flujos de energía que utilizamos diariamente para respirar, pensar, sentir, atraer o emitir vibraciones y está influenciado por la calidad del aire que en algunas urbes ya está insalubre.

Recibimos la energía de Gaia en cada pescado que comemos, en cada verdura que cosechamos y con cada fruta que es pelada y digerida.

Toda el agua que bebemos limpia totalmente nuestro cuerpo de toxinas o de residuos de los subsistemas de nuestro organismo y ésta se renueva permanentemente gracias a la lluvia y casi hemos destruido el ciclo hidrológico en la Tierra, que en muchas regiones sufren de sequías e inundaciones gracias a las perturbaciones que hemos introducido a esos ciclos naturales, destruyendo los bosques, llenando de plástico los mares y las ciudades.

Hemos matado indiscriminadamente a las especies de animales que hoy se encuentran en peligro de extinción, afectando las cadenas de reproducción de esos seres vivos, los estamos manipulando genética y hormonalmente cambiando a los animales para que nos sean más útiles. Pescamos hasta terminar las variedades de peces, sin consideración de los equilibrios naturales. ¿Hoy nos sentimos como tigres enjaulados?, ¿Qué hemos hecho para merecer esto? ¡Qué ironía! Que hermosa figura literaria podríamos escribir con esta vivencia diaria.

Gaia tenía que parar esto y lo está haciendo, emitiendo unas señales claras que frenan al principal problema de todo el Sistema Planeta, ese Homo Erectus que cree que es el dueño, el que manda, no que cohabita con otras especies, el que no entiende que la tierra que pisa no es solo un terreno.

Pero la inteligencia sabia que gobierna la energía total en el Sistema Planeta está frenando esto con el Covid19, no por revancha o como un signo de violencia hacia las personas, es para preservar la vida, depurando aire, mar y está afectando al principal problema del Sistema, lanzando algunas señales hacia la sociedad y colectivos humanos que es interesante detallar:

1)    Golpe al ego del ser humano, considerado el principal problema, este Homo Sapiens que piensa que primero es él y que, al sentir la fragilidad de la vida, considera que su individualidad no es absoluta, total, depende de su vecino, de que su familiar este sano, depende hoy del médico, del panadero, del mototaxista. Es decir, hoy dependemos de todos para evitar nuestra propia muerte. Hoy nos damos cuenta que no podemos controlar todo, la vida se nos escapa por los dedos de las manos y ¿creíamos que podíamos controlarla? Hoy revalorizamos el beso y el abrazo de familiares y amigos gracias a la cuarentena.

2)    Golpe al consumismo que es el causante de la sobreproducción, promotor de excesiva basura de celulares, pantallas de computadoras y televisores obsoletos, ropa que se bota, comida que se desecha y se desprecia, con los impactos en el medio ambiente por todos conocidos. Hoy consumimos solo lo que realmente necesitamos y estamos descubriendo que se puede vivir sin tantos productos inútiles. Están empezando a aparecer colectivos y toda una institucionalidad para intercambiar, compartir, reutilizar, producir alimentos para el autoconsumo, ¿podremos vivir sin producir tanta basura? Gran descubrimiento, comprar no había sido sinónimo de felicidad absoluta.

3)    Estamos viendo cambio y regeneración de toda la naturaleza, especies de animales en extinción reaparecen en las ciudades vacías de los depredadores, como si hubiera ocurrido un cataclismo total y apreciamos repoblamiento de peces para el asombro de los pescadores. Algunos indicadores muestran que hay un proceso de depuración de las aguas de los ríos y mares en el subsistema agua. 

4)    Empezamos a ver cambios en la humanidad, iniciamos esta Era de Acuario donde se consolidará la energía femenina, más sentimientos y emociones, superando ese analfabetismo emocional del que sufrimos, más conexión con el otro, entendiendo que somos uno con él, superación de la dualidad y entendimiento de las otras esferas de la energía.

5)    La nueva economía tiene que respetar a Gaia, cada uno puede fomentar negocios si consume los productos y servicios amigables con el medio ambiente. Tal vez no es coincidencia que las industrias que más dañan el planeta sean las más afectadas por la pandemia, ¿por qué el valor del barril de petróleo alcanzó a niveles negativos, menores de cero? Toda la mega industria aeronáutica, que es una de las que contamina la tierra de manera importante, está en serios peligros de colapsar. 

6)    Se están desatando emociones fuertes, incertidumbre, miedo en la gente porque se aprecia el riesgo al contagio, se siente la pérdida de los trabajos, la economía se encuentra en peligro en las familias, no se entiende que al final la Pandemia es un efecto energético de preservación de la vida en la tierra.
El hombre no vive feliz, se siente agobiado por miles de horas de trabajo para ganar dinero, se enferma y gasta fortunas en sanarse, pero no privilegia el abrazo, el oír a los demás, el dar incondicionalmente. Todos nuestros síntomas y enfermedades se originan en nuestra mente, creemos que lo que vemos es la realidad, pero en suma es una parte y creemos que siempre nos falta algo cuando en nuestro interior se encuentra todo lo que necesitamos. 

Lo único que puede evitar mayores daños a la situación que estamos viviendo, es un cambio en la consciencia del ser humano que impida que desaparezca la vida en el planeta, es una transformación en las visiones sobre su rol en la tierra, sobre sus maneras de pensar y su separación del otro. Somos uno con el otro y con toda la creación, somos los responsables de nuestro destino, la vida nos necesita.