Edición Impresa

Ansiedad por el Covid-19

16/3/2020 03:00

Escucha esta nota aquí

Iracema Justiniano - psiquiatra

El coronavirus es un problema serio sí, pero no el más significativo en comparación con otras causas de letalidad; la tasa estimada de este nuevo virus, es del 3,4%. No significa que no sea un tema preocupante, ya que la potencialidad del número de afectados es elevada.

Habrá que acostumbrarnos a la idea de que tendremos que convivir con este nuevo virus, el Covid-19, el más recientemente descubierto de la familia de coronavirus, por lo que probablemente cuando se haya controlado, sea un virus más de los que permanecen entre nosotros.

Para hacer memoria, el mundo ha pasado por muchas pandemias, por ejemplo el cólera, una enfermedad diarreica aguda causada por la ingestión de alimentos o agua contaminados, que ha ocasionado, no 1, sino 6 pandemias y ha matado a millones de personas en todos los continentes y sigue constituyendo un riesgo permanente en muchos países, debido a la falta de acceso al agua salubre, saneamiento ineficiente y la inequidad social.

En estos momentos, además del sufrimiento que provoca tener el Covid-19, existe un sufrimiento emocional en la población, estamos viendo diversas reacciones de pánico, que lastimosamente desestabilizan la estructura social. Quisiéramos poder controlarlo todo y el hecho que las personas tenemos miedo a lo desconocido, hace que desencadenemos crisis de ansiedad.

Si bien todas las personas reaccionamos de forma diferente a las situaciones estresantes, las circunstancias sociales y la disponibilidad de recursos locales con los que cuenta la comunidad también afectan a estas reacciones.

Las personas pueden sentirse más angustiadas si escuchan noticias repetidas sobre el brote en los medios, aunque es imposible no escuchar o leer sobre el tema en todo lugar; pasar horas en el celular buscando constantemente alguna nota del coronavirus altera a cualquiera.

Ha empezado la compra excesiva de productos por pánico, como los desinfectantes para manos y los barbijos. La ansiedad por el coronavirus se está incrementando en estos días, desde que se conoció que el virus llegó a Bolivia, ojalá que no se convierta en una epidemia de pánico.

Que la preocupación y la ansiedad nos sirva para adoptar medidas de protección como la higiene regular de las manos y seguir los consejos de fuentes oficiales de las autoridades en salud

Sea empático con aquellos que se encuentran afectados, las personas que tienen la enfermedad no han hecho nada malo y no tienen la culpa de haberse contagiado.

Comentarios