Opinión

Arce Catacora, ¿buen ministro?

El Deber logo
9 de julio de 2017, 4:00 AM
9 de julio de 2017, 4:00 AM

En el programa Piedra, Papel y Tinta, transmitido por Cadena A, tres experimentados analistas: Lourdes Montero, Horst Grebe y Alberto Bonadona, coincidieron en que el exministro Luis Arce hizo un manejo adecuado de la economía (no dijeron que fue buen ministro, algunos lo ven así).

No sé si al ‘agraciado’ con la opinión de los expertos le va a gustar que se lo haya considerado: ‘afortunado’ por las condiciones en las que le tocó ejercer el cargo; prudente, sensato al manejar ‘la holgura y la bonanza’, lo que le permite llevarse el ‘mérito’ de la estabilidad y la certidumbre. (Grebe), habló además de otras “virtudes”, como “una mirada bastante ortodoxa, conservadora; por esta lógica responsable”, dijo que “generó un factor de certidumbre” (Montero). Bonadona también consideró que las mejoras se debieron a la bonanza económica.

¿Alcanzan los méritos, para ser buen ministro?
Mi cuestionamiento se asienta en el hecho de que Arce Catacora era una especie de superministro, se supone que todo pasaba por él, tenía bajo su ‘responsabilidad’ la llave de la caja y se suponía que controlaba ‘prolijamente’ los números (eso lo destacan todos) y cuando hacemos las cuentas, resulta que los ‘desmanejos’ políticos generaron y seguirán generando (gastos y desembolsos correspondientes de esa caja de Arce) una multimillonaria corrupción en empresas o emprendimientos del Estado que él debió controlar, frenar o denunciar y no lo hizo.

Veamos algunos casos a continuación; en todos ellos notamos que es dinero del Estado que ‘salió’: Corsan-Corvian, Barcazas chinas, TAM, BTV, Periódico Cambio (¡Bs 70 millones!), programas: Evo Cumple, TCP-ALBA (sigue bajo otro nombre, manejado por Fundación Alas), Fondo Indígena, Fundación Banco Central SCZ, FFCC Bulo-Bulo-Montero, Papelbol, Planta Industrializadora de Coca, Enatex, Museo de Orinoca… y la lista puede seguir y los montos suman y suman y uno se pregunta: ¿no era responsabilidad del ministro controlar que los fondos sean bien invertidos y, definitivamente no lo fueron, en función de la ortodoxia administrativa?

Y si a alguien se le ocurre decir que cada ministerio gestionaba sus fondos, que cada organizacuión e institución debía ‘rendir cuentas’, la cosa se pone peor porque es claro que no hubo control, porque si lo hubiera habido el Fondo Indígena, por ejemplo, no hubiera dilapidado los cientos de millones de bolivianos; el control lo hubiera impedido y no se lo hizo y, de nuevo, si a alguien se le ocurre decir que eso estaba ‘en otro ministerio’, otra vez estamos frente a un hecho de irresponsabilidad, porque cuando el ministro de Economía (en el caso de Arce Catacora, el superministro) ve que la plata se ‘pierde’, por mala inversión, por corrupción o lo que fuere, debe advertirle al presidente lo que está ocurriendo. Eso haría un buen ministro

Lo otro… es solo un cajero más.  

Tags