4 de noviembre de 2023, 7:13 AM
4 de noviembre de 2023, 7:13 AM

El último informe de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (Unodc) estableció que en Bolivia unas seis áreas protegidas están en riesgo por el aumento de los cultivos de coca. 

La superficie cultivada con la hoja milenaria creció un 18% en el Parque Nacional Carrasco, y un 26% en el Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Nacional Amboró, pese a que está prohibida la producción en otras zonas que no sean Chapare o Los Yungas.

Tras darse a conocer la existencia del cultivo en el Amboró, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, criticó a los guardaparques de la Gobernación de Santa Cruz “por no evidenciar esta situación”. Sin embargo, la exdirectora del Parque Amboró, Andreína Tolavi, le recordó al ministro que es el Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap), dependiente del Ministerio de Medio Ambiente y Agua, el que está a cargo de esa reserva natural. Esta aclaración y la confirmación del aumento del cultivo de coca la zona mencionada le costó el cargo a Tolavi.

Hay una evidente contradicción cuando el Gobierno anuncia un ataque frontal al narcotráfico, pero cuando salen funcionarios a denunciar el aumento de cocales en las áreas protegidas, los despide en vez de protegerlos. ¿Cuál es el mensaje que se da con este tipo de acciones?

Con el paso de los días, el ministro Del Castillo salió a decir que es "casi imposible" que la coca ilegal hallada en el parque Amboró vaya al narcotráfico. Señaló que dos catos de hoja de coca, ni siquiera son suficientes para producir un kilo de cocaína, por lo tanto, cree que esas plantaciones son destinadas para el consumo humano.

Asimismo, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico reveló que en las comunidades 15 de Mayo y San Antonio de Yapacaní no hallaron fábricas de elaboración de cocaína.

Pero es importante mencionar que -según el reporte de Unodc- la producción de hoja coca en los parques y áreas protegidas ya representa el 1% del total nacional.

El organismo realizó cinco recomendaciones al Gobierno, entre las cuales se insta a continuar incrementando las medidas de control de la expansión de los cultivos excedentarios de coca, dirigidas a alcanzar el límite de 22.000 hectáreas establecidas en la Ley General de la Coca. Hoy son 29.900 hectáreas en total.

Otra irregularidad denunciada por Tolavi es la titulación de tierras en los parques nacionales, trámite que se realiza en el INRA. Dijo que hay memoriales reclamando que se autorizan titulaciones de tierra en las zonas núcleo del parque ANMI. Y que cuando fueron creados los parques, se evidenció que nadie vivía en la zona por lo que tampoco pueden exigir derecho propietario.
 Y a todo esto ¿qué pasa con el Sernap? la exdirectora afirma que desde que asumió el director nacional envió la información sobre los cultivos de coca en el Amboró, pero nunca recibió respuesta. Y cada vez son más las denuncias de corrupción al interior de la entidad.

Incluso, en el caso del Parque Madidi se está procesando a un guardaparque que intentó a finales de marzo impedir el ingreso de maquinaria pesada destinada a la explotación ilegal de oro en el área protegida. Una prueba más de que en vez de cuidar a los mejores funcionarios por hacer su trabajo se los destituye o procesa.