Escucha esta nota aquí

Al momento de escribir estas líneas están cerrando las mesas y comienza el escrutinio de la votación del Poder Legislativo en el vecino país, según los resultados oficiales el partido de gobierno perdió en las mayorías de las provincias quedando sin el control del Senado; es un alivio para los ciudadanos argentinos porque en una democracia es necesario que exista un contrapeso entre los poderes, en este caso entre el Poder Ejecutivo y Poder Legislativo; además, es adecuado este contrapeso porque es una manera política de resolver todas las diferencias y conflictos que surgen en toda nación, si el mismo partido que gobierna también controla el Legislativo, los espacios de dirimir los problemas que atañen a toda una nación se reducen quedando la calle que es volátil, ya que allí la emotividad y las pasiones están a flor de piel, igual puede suceder en la sede del parlamento pero existen procedimientos que evitan la confrontación física y violenta; claro en el supuesto que se respeten los 2/3 que la mayoría de las constituciones latinoamericanas necesitan para las promulgaciones de leyes y otros asunto de relevancia, al parecer en Argentina la vice presidenta Cristina Kirchner ya no puede hacer lo que le venga en gana desde el senado.

Desde la realidad antes expuesta, se ve reflejado que es necesario que el Poder Legislativo sea contrapeso del Ejecutivo aun cuando sean parte del mismo partido político, porque cuando existe contrapeso se colocan los frenos necesarios del abuso de poder, controlar los gastos del gobierno de turno, pero una de las cosas más relevantes es que se pueden dirimir los conflictos políticos del país, ya que allí están representadas las distintas visiones políticas e ideológicas generando acuerdos para el bien común de la nación, sino los conflictos no resueltos se vuelcan a la calle donde la confrontación está a la vuelta de la esquina, pudiéndose evitar si en el Parlamento se restituyen los 2/3 necesarios para cualquier decisión que beneficiará o perjudicará a los ciudadanos, recuerden es posible llegar a cualquier acuerdo político siempre y cuando se respeten todas las voces político-partidista.

Ronald Valera es Filósofo

Comentarios