Opinión

Arranca la campaña de una elección histórica

El Deber 22/7/2019 04:00

Escucha esta nota aquí

Hoy oficialmente arranca la campaña electoral. Esta fecha, marcada en el calendario rumbo a los comicios nacionales del 20 de octubre, viene precedida por la presentación de los planes de Gobierno y de las listas de los postulantes a legisladores, además de la primera encuesta nacional que presenta la fotografía actual de la intención de voto del ciudadano.

Estas elecciones, sin duda, son diferentes a las ocurridas en la última década, cuando había una clara y contundente ventaja del oficialismo que logró y mantiene dos tercios en la Asamblea Legislativa y un poder indiscutible. El contexto económico también es diferente: Bolivia ya no goza de la bonanza alcanzada hasta el año 2014 y, si bien crece más que ningún otro país del continente, tiene un elevado déficit comercial, una disminución importante de las reservas internacionales, los hidrocarburos no generan tanto como en el pasado y la balanza comercial es desfavorable. Esos factores afectan el bolsillo de los bolivianos y eso sin duda cuenta a la hora de decidir a quién dar el respaldo para conducir la nación durante el próximo quinquenio.

Otro elemento que singulariza estas elecciones tiene que ver con el acceso a internet y a las redes sociales. Tanto por la opción de dar a conocer planes de Gobierno como por la generación de mensajes de guerra sucia, las plataformas digitales tendrán gran protagonismo durante estos tres meses. Los discursos frente a multitudes están siendo sustituidos por mensajes cortos y mirando a una cámara en Facebook, Twitter, YouTube y WhatsApp y ese es un factor clave que los candidatos tendrán que incorporar en su diálogo con el elector.

A lo anterior se suma que el grueso del padrón de votantes está conformado por bolivianos entre 18 y 35 años, jóvenes en gran medida nativos digitales que están mirando hacia el futuro. Es por eso que los partidos optaron por incorporar a muchos de ellos en sus listas de candidatos a legisladores. El contraste está en que los candidatos a la Presidencia y la Vicepresidencia tienen mucha más edad y no muestran una real comprensión de aquellos a quienes deben seducir para alcanzar el poder.

Un nuevo contexto permitiría plantear una renovación de actores y de procedimientos en la política, pero hasta aquí lo que se ha visto es la repetición de viejas conductas que ya han merecido y merecen el repudio de la ciudadanía: personalismo de los candidatos, improvisación en la elaboración de listas al Legislativo, guerra sucia y otras prácticas que pueden empañar este momento histórico.

En todo caso, quedan tres meses en los que los candidatos tienen la posibilidad de poner todas las cartas sobre la mesa. En Bolivia se juega la reelección de un modelo de Gobierno y las propuestas hechas desde la oposición.

En el contexto está la realidad social del país, que tiene que ver con la vida de los individuos y sus familias. Los candidatos tendrán que estar sintonizados, a fin de generar empatía con los electores, y plantear propuestas para atender los grandes problemas que arrastra el país.

En medio está el órgano electoral que está retado a actuar con rectitud y recuperar confianza.

Bajó la bandera a cuadros. Los candidatos harán todo para seducir al elector, a los bolivianos en edad de votar, les toca decidir de manera consciente porque el voto que emitan definirá el futuro de Bolivia.

Comentarios