El Deber logo
23 de julio de 2023, 4:00 AM
23 de julio de 2023, 4:00 AM

Carlos Guevara Rodríguez COLUMNISTA CIRCUNSTANCIAL

¿Cuál es el significado, o como debemos interpretar, la revelación hecha por asambleístas del MAS de que Evo Morales pidió a los dirigentes de la COB y del Pacto de Unidad que pidan su renuncia en noviembre del 2019?

La oposición considera esa revelación como una prueba más de la falta de asidero de la tesis de golpe, ya que en caso de haber habido golpe el propio Morales hubiera estado en la misma línea que los golpistas, vale decir, que el mismo Morales estaba pidiendo que Morales sea depuesto. Sin embargo, mantener que el pedido de Morales es prueba de autogolpe, que es lo que mantiene la oposición para explicar el porqué de ese pedido de Morales, también carece de lógica. ¿De qué modo instruir a los máximos dirigentes de sus bases que le pidan su renuncia avanzaba la causa de un autogolpe si más bien el pedido de renuncia perjudicaría en vez de ayudar a mantenerse en el poder? El llamado público del Secretario General de la COB a que renuncie Morales demostraba que sus aliados más cercanos habían llegado a la conclusión de que era mejor que renuncie dada la situación de zozobra en la que Morales mismo había sumido al país en esos momentos. Es difícil pensar en un golpe psicológico y anímico más fuerte en contra de las pretensiones de quedarse en el poder a través de un autogolpe que el pedido de renuncia de sus aliados más cercanos.

El verdadero intento de autogolpe fue la renuncia de las directivas camarales en la asamblea legislativa por orden de Morales cuya intención era hacer imposible una sucesión constitucional, mientras que el intento de hacer renunciar a la totalidad de la bancada del MAS tenía el propósito de hacer ingobernable al país. Esa estrategia sí se podría denominar de autogolpe ya que si se hubiera concretado posiblemente hubiera abierto las puertas a la vuelta al gobierno de Morales ante la ausencia del único otro poder constituido democráticamente, la asamblea legislativa, que podía aprobar un nuevo gobierno surgido de la misma asamblea, como en efecto lo hizo al elegir a Añez para que presida el ejecutivo, o si no la eligió ciertamente no evito su elección, lo cual estaba en su poder hacer (evitar su elección), y más bien luego la refrendó como presidenta constitucional.

Entonces ¿por qué Morales instruyó que le pidieran que renuncie? Hay que tener en cuenta que los asambleístas que hicieron esta revelación son Arcistas, por lo que su revelación tenía como objeto atacar a Morales. ¿Por qué esas revelaciones habrían de dañar a Morales? Porque todo apunta a que Morales, sintiendo, justificadamente o no, que había perdido la partida y queriendo ante todo salvar su pellejo, dio esa directriz para crear una excusa, una justificación para su huida ya que así demostraría a sus bases que los dirigentes de los movimientos sociales lo habían abandonado, echándoles la culpa de su renuncia y posterior fuga, de ese modo blanqueándola y haciéndola más aceptable. Según Andrés Flores, jefe de la bancada Arcista en diputados y fuente principal de la revelación, en declaraciones a la prensa al día siguiente tratando de minimizar el daño hecho a la tesis Masista de golpe y a rebatir la acusación de autogolpe, la instrucción de Morales se trató de una “salida política” decidida por el Pacto de Unidad para evitar el derramamiento de sangre. Parece que en ese momento se tragaron ese cuento. La evidencia en cambio señala que Morales intentó sembrar el caos y la violencia de modo que el único modo de reestablecer el orden y la paz fuera a través de su regreso a la presidencia, dirigiendo esa estrategia desde la seguridad que le brindaba estar en Méjico. Sacaba y Senkata son las pruebas, aunque no las únicas, de esa estrategia.

Por último, también hubo un intento previo de autogolpe por Morales, sólo que no se lo denomina como tal porque a diferencia de un autogolpe tradicional, el de Morales fue un intento de autogolpe en cámara lenta. No otra cosa significa la pretensión de eternizarse en el poder desconociendo la voluntad popular expresada en el referéndum del 21F, violando la Constitución que prohibía la reelección indefinida a través del control del Tribunal Constitucional Plurinacional el cual falló de que sí podía, y por ultimo cometiendo fraude en las elecciones de octubre del 2019.

Tags