Opinión

Bolivia encuentra la cura contra el coronavirus

31/5/2020 03:00

Escucha esta nota aquí

Walter Chávez, politólogo

Me llegaron comentarios del Perú y los peruanos: siguen con mucha atención al Dr. Alejandro Unzueta y su terapia multifocal contra el Covid-19 (la definición, "multifocal", hace pensar que Unzueta es oftalmólogo, pero es en realidad dentista)... Lo más sorprendente es que las astucias terapéuticas de Unzueta no devienen del ensayo y error científico -así lo cuenta él- sino de una "revelación": Dios le dictó la receta de cuatro medicamentos que se toman juntos; y él salió de su casa con la misión de salvar al mundo "que cayó bajo el poder de los cinco jinetes del Apocalipsis", dijo. Los jinetes del Apocalipsis son cuatro, pero no le hace, el virus no lo sabe y el Dr. Unzueta tampoco. Los Colegios Médicos han pedido que lo metan preso porque está intoxicando a la gente, pero "el pueblo" lo respalda, es el único que "encontró una cura"... Ayer, el Dr. Unzueta dijo que si no lo apoyaban iba a vender su tratamiento a Donald Trump... Alquilaría un balcón para ver una negociación entre el Dr. Unzueta y Trump... ¡Tiempos de súper virus!

Todo esto me ha hecho pensar en que aquí está ocurriendo algo que se le está escapando a CNN... Los bolivianos le estamos dando fiera lucha al virus... Con Ivermectina de caballo, con odolit mata piojos... Con Bacterol Forte, con matecitos de jengibre.. Y es que los bolivianos estamos programados para enfrentar cualquier enfermedad por fuera del sistema de salud... Nosotros vamos al médico si ya no hay caso... un poquito antes del fin...

Durante mucho tiempo no le dimos importancia al sistema de salud pública y por eso no supimos reaccionar en el momento adecuado a las políticas de salud de Evo, quien llegó a decir que inaugurar un campo deportivo era mejor que construir un hospital... Evo y el Dr. Unzueta habrían congeniado mucho...

Volviendo al punto, los bolivianos vamos al médico cuando nos ha fallado la automedicación... Nos automedicamos porque no tenemos acceso a una consulta... O nos automedicamos porque "a mi tío le dolía lo mismo que a ti y él tomó Tayledol"... O nos automedicamos "por si las moscas"... Digamos en mi caso, tomo el mismo jarabe (Sulfater) que mi gallo y chau diarrea... Lo curioso es que, en los hechos, en esta tierra de automedicados, tenemos muchísimas menos víctimas fatales del Covid-19 que países con sistemas de salud más sólidos: Perú, Chile, Brasil, etc... Aquí, a punta de automedicarnos quizás reventemos nuestros hígados, pero lo vamos a joder al virus... Ya verán.

Mientras escribía esto, me avisa Patricia Vargas: "no te olvides del chuño, la leche de burra negra, de los 3.600 metros de altura, del sol ardiente del ande"... Y sí... Ahí están otras de las curas bolivianas al Covid-19... Y por sobre todo, la célebre leche de burra negra... Esto merece una digresión... Solía ir a El Alto a comprar chamarras usadas... Y ahí veía la cola para tomar leche de burra negra, recién ordeñada... La burra estaba ahí... Pregunté, ¿Qué cura la leche de burra negra? "Los pulmones, y muchas otras enfermedades", me dijo un muchachón de veintitantos años. ¿Estás mal?, Le repregunté... "No, es preventivo, con esto ya no me da nada"... Ahí estaba la cosa, un remedio que actuaba en el tiempo.

El escritor Antonio Vera tenía una explicación genial (una joya de la literatura fantástica) de la muerte de Bruce Lee: murió de un golpe que los maestros del kung fu cultivan de manera secreta: te dan el golpe hoy, vives normal y recién te duele en 10 años y te mata... El revés de la leche de burra negra: tomas hoy y te curas de la enfermedad que te dará en el futuro... Volviendo al Covid 19... Lo digo otra vez, tengo la certeza de que el virus hizo mal negocio al venir aquí... Le pasará lo mismo que al Che, en vez de triunfo aquí encontrará una tumba... Lo acabarán la Ivermectina, el limón con sal, el Quion, el eucalipto, el Bacterol Forte, el mentisán, los 3.600 mts, el chuño, los ungüentos de palos santos venidos del Tipnis... Y la monumental leche de burra negra…