El Deber logo
26 de febrero de 2022, 4:00 AM
26 de febrero de 2022, 4:00 AM

Por Griselda Chambi Quispe

Días atrás en varios medios de comunicación escrito, radiales y televisivos, así como analistas económicos, afirmaban que el Gobierno solo había podido colocar $us 850 millones de $us 2.000 millones (Bonos Soberanos); algunos se atrevieron a calificar como un fracaso del Gobierno y el rechazo de los inversores a adquirir estos bonos pese al incremento de la tasa de interés a 7,5%.

Considero que para iniciar un análisis tan delicado como es el de los Bonos Soberanos, deberíamos empezar por la normativa, es así que de acuerdo a lo establecido en el Artículo 5 de la Ley 1413 que aprueba el Presupuesto General del Estado gestión 2022, establece lo siguiente: “Autoriza al Ministerio de Economía y Finanzas Públicas a celebrar operaciones de deuda pública en los mercados de capital externos por un monto de hasta $us 2.000 millones”.

Esta normativa establece un límite pero no obliga ni estipula que el Gobierno debería haber colocado la totalidad ($us2.000 millones), los $us 850 millones es la recompra de los bonos soberanos que se emitieron en 2012 a 2015, vale decir que esta acción financiera no incrementa la deuda del país, simplemente la posterga por 8 años.

Esta postergación evidentemente incrementa la tasa de interés que el Gobierno debe pagar a los inversores, pero este incremento del interés de 7 a 7,5% se debe a que en el mercado financiero internacional debido a algunos “fenómenos económicos”, como el incremento de la inflación que se viene dando en EEUU, la crisis de Rusia-Ucrania, la reactivación e intervención de China en los mercados financieros, ocasionaron que la tasa de interés  se incremente a nivel mundial.

Los jóvenes profesionales, muchas veces nos vemos confundidos cuando analistas del ámbito financiero, en sus columnas de opinión, analizan datos sueltos, la mayoría de las veces no realizan el análisis integral de algunos hechos económicos, nos dicen que el Gobierno fracasó en la colocación de estos bonos pese al incremento de la tasa de interés, pero se olvidan explicar por qué se dio la elevación de esa tasa de interés, lo toman como que solo el Gobierno unilateralmente hubiera incrementado.

Haciendo un resumen de las noticias y de las opiniones de los profesionales ya conocidos, la mayoría nos da a entender que solo Bolivia emitió bonos soberanos, cuando en realidad la emisión de estos bonos se dio y se da en varios países, ya que el mismo es una herramienta financiera que permite a los emisores disponer de recursos frescos que son utilizados en proyectos de inversión.

Las nuevas generaciones de profesionales nos vemos influenciados por los analistas conocidos que suelen emitir sus opiniones, casi siempre con una influencia política que suelen distorsionar lo científico y técnico de la economía (a favor y en contra del Gobierno), tenemos la obligación de considerar esas opiniones y ponencias de estos destacados profesionales, pero también debemos profundizar nuestras investigaciones y no solo quedarnos con lo que dicen y expresan.

Tags