Edición Impresa

Breves recetas anticontrabando

Antonio Rocha 23/11/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

Recomendable para autoridades con voluntad política de formalizar el comercio exterior y que además cuenten con indispensables ingredientes de idoneidad, profesionalismo y experiencia en comercio exterior y aduanas.

A continuación algunas recetas caseras de entidades que llevamos más de 50 años operando en el comercio exterior boliviano, representando a importadores y exportadores, velando por el interés del Estado en la recaudación de los tributos aduaneros.

Institucionalidad. Enmarcados en la misma Ley General de Aduanas, institucionalizar los cargos jerárquicos, los cargos ejecutivos en la administración central, las gerencias regionales y administraciones, respetando a los actuales funcionarios de carrera y convocando por meritocracia a los cargos que quedaran vacantes. Establecer la carrera del funcionario público tributario-aduanero y crear la Escuela Tributaria – Aduanera para formar funcionarios especializados en materia fiscal y establecer mecanismos de control de la transparencia y lucha contra la corrupción

Depuración del Padrón de Operadores. A través de mecanismos de interoperabilidad con el Segip y Fundempresa en el caso de las empresas unipersonales y sociedades, estableciendo mecanismos de verificación y depuración de los importadores cruzando la información con el sistema financiero (UIF/ASFI) para evitar el uso de “palos blancos”.

Racionalidad Tributaria Aduanera. El contrabando es más lucrativo cuanto más alto son los tributos aduaneros, por tanto debe haber una racionalidad en la determinación de los gravámenes en función de la política económica y la necesidad de promover el comercio y proteger la industria nacional sin subsidiarla, se debe eliminar la irracionalidad perniciosa del ICE a bienes de capital como vehículos de uso industrial y de transporte de carga, grúas y otros. Lo mismo, se debe bajar el arancel y eliminar el ICE a los vehículos con motor a GNV y eléctricos no producidos, esto reducirá el contrabando de vehículos usados.

Facilitación del comercio. En los últimos años las reglas de importación se han plagado de autorizaciones previas, certificaciones sanitarias previas al embarque, certificación técnica de motores de vehículos, en muchos casos estas restricciones están impuestas a bienes no producidos y en otros casos, como los calzados, muebles, confecciones requieren de un trámite oneroso y engorroso que se debe eliminar. Se debe modificar el procedimiento aduanero de aforo de las importaciones que establece requisitos de garantía por observaciones al valor, lo que demora un despacho aduanero entre 3 y 5 días. Es indispensable digitalizar íntegramente los procesos de importación y exportación incluyendo los documentos de respaldo, autenticando los mismos a través de mecanismos de interoperabilidad con otras aduanas y agencias estatales.

Control del comercio electrónico. El crecimiento del comercio electrónico, las compras y pagos por internet se ha triplicado en el último año y se espera que las importaciones de “mínima cuantía” y despachos expresos sean cada vez más preponderantes en el comercio global. En este aspecto es clave el control del tráfico aéreo de carga a través de escáneres inteligentes y el registro de viajeros, el control del escáner debe ser remoto para evitar contacto personal y el aforo físico debe tener respaldo continuo de grabación. En el caso de los envíos expresos y despachos menores por el valor mínimo establecido, debidamente respaldado, podrían tener un pago único del 12,5% s/FOB equivalente al 50% del impuesto a las ganancias, solo para personas naturales, lo que equilibra competencia y genera ingreso fiscal ahora inexistente.

Fuerza de Tarea Conjunta. La interdicción no dejará de ser una tarea necesaria en la lucha contra el contrabando, para lo que debe reforzarse la fuerza de tarea conjunta de la Aduana Nacional con las FFAA, con personal entrenado y de méritos tanto en la línea militar como en la carrera de funcionario público aduanero, esta Fuerza de Tarea Conjunta debe estar equipada con armamento y tecnología adecuada para la lucha contra la delincuencia organizada y debe estar localizada en un perímetro paralelo a por lo menos 30 km de toda la línea de frontera, de forma presencial combinada con vigilancia satelital.

Cooperación Aduana-Aduana. Para el control efectivo del comercio transfronterizo es imprescindible promover y mantener acuerdos de cooperación e intercambio de información con las aduanas fronterizas, especialmente Chile, Perú, Brasil y Argentina, permitiendo coordinar acciones de confiscación directa de mercancías prohibidas en nuestros países que ingresen por puertos o fronteras, tal el caso de prendería usada, vehículos siniestrados o con antigüedad mayor a un año, o la interceptación de vehículos robados en los países vecinos. Las aduanas binacionales deben reforzarse en infraestructura y equipamiento para facilitar el control tanto de mercancías como de personas en las poblaciones fronterizas.

Cooperación Aduana-empresa. Promover la confianza a través del Operador Económico Autorizado el intercambio de información y cooperación de la empresa con la función aduanera. Desarrollar convenios de cooperación con entidades gremiales que faciliten el comercio formal.