Opinión

Caos vehicular y sin consideración con los vecinos

El Deber 3/8/2019 04:00

Escucha esta nota aquí

Los cruceños están padeciendo el tráfico de Santa Cruz de la Sierra. De la noche a la mañana, aparecen cortes de vías que provocan caos vehicular, demora de los conductores y pasajeros, así como un agobio colectivo que afecta a la salud mental de los ciudadanos.

En las últimas semanas, vías importantes de la urbe han sido escenarios de densos embotellamientos, debido a que las calles y avenidas fueron reducidas a la mitad y eso causa que los vehículos deban aminorar considerablemente la velocidad y hacer desvíos para llegar a su destino.

Por supuesto, esto genera incomodidad, retrasa el avance de los vehículos, irrita a los conductores y, en suma, causa un perjuicio a todos. Hubo momentos en los que circular desde la rotonda de la Madre India hasta la avenida San Aurelio podía tomar más de una hora. De similar situación se quejaron vecinos de la doble vía a La Guardia.

¿Por qué hay tantos cortes simultáneos en la ciudad? Se sabe que hay un plan de bacheo (reparación de vías con baches) y que, al tener cemento muchas de las vías, tras la reparación es necesario que haya un tiempo de fraguado, que obliga a mantener los cortes durante una semana o más.

Lo que llama la atención es que primero aparecen los baches y provocan caos; después se da el plan de reparación de todos los hoyos a la vez, y eso causa malestar porque también se convierte en un desorden del tráfico. ¿Por qué no hay una mejor planificación? ¿Por qué no se actúa preventivamente para evitar el daño en el pavimento y por qué no se busca una manera escalonada de hacer las refacciones sin que causen tanto malestar y durante tanto tiempo? Asimismo, ¿por qué si un bache es reparado en una gestión, similar problema vuelve a presentarse algunos meses después? Son preguntas 

que el Gobierno Municipal debería responder, ya que detrás de las actuales gestiones se pone en evidencia una gran desconsideración con los ciudadanos. Es probable que el propio Ejecutivo Municipal y la presidenta del Concejo, Angélica Sosa, tan cercana al Ejecutivo, también sean víctimas del congestionamiento en su rutina diaria de transporte.

En cualquier caso, llama la atención la insensibilidad de las autoridades de la Alcaldía ante este lento calvario ciudadano de todos los días.

La realidad demuestra que los puntos de corte aparecen sin el menor aviso, no se comunica a los vecinos por dónde deben evitar circular y por cuánto tiempo. Tampoco existe coordinación con la Policía de Tránsito para que ayude a la fluidez del tráfico, especialmente en las horas pico (en la mañana cuando todos llevan a sus hijos al colegio o van a trabajar, al mediodía y al atardecer).

Ya se ha visto que muchos choferes tuvieron que bajarse de sus vehículos para ayudar personalmente a ordenar el caos de automotores en rotondas determinadas.

No hay que olvidarse de que, según datos oficiales, al menos 2.800 vehículos se incorporan al parque automotor cada mes y que en Santa Cruz de la Sierra circulan más de medio millón de automotores, lo que convierte en caótico el tráfico sin cortes.

Cuando se interrumpe la circulación de vías por cualquier motivo, la situación ya es infernal. Si bien es importante que haya obras y refacciones en la ciudad, es fundamental que se tome en cuenta al ciudadano en su cotidiano vivir. No se puede pretender que por ejecutar acciones y presupuestos se omita el bienestar del vecino y su convivencia amable con la ciudad

Comentarios